Los comisarios europeos insisten: ¿Catalunya?, fuera de la UE

stop

DERECHO A DECIDIR

18 de septiembre de 2013 (14:38 CET)

Es la posición oficial, pero cobra mayor o menor repercusión en función de la nacionalidad de los comisarios europeos. Tras la posición de Joaquín Almunia, vicepresidente de la Comisión Europea, y de la portavoz del gobierno comunitario, Pia Arenkilde, ahora ha sido el comisario de Mercado Interior y Servicios Financieros, el francés Michel Barnier. Para el responsable europeo, una Catalunya independiente quedaría “fuera de la Unión Europea”.

“Desde el punto de vista de los Tratados, si una región sale de un Estado miembro y se independiza, 'de facto' sale de la Unión Europea y necesitará un nuevo Tratado de adhesión", ha asegurado Barrnier, en una conferencia de prensa en Barcelona.

La cuestión, sin embargo, es que Barnier ha afirmado que el proceso de Catalunya se sigue “con una especial atención”. Y lo dice un comisario de nacionalidad francesa, que, según diversas fuentes consultadas, es uno de los países europeos que ven con menos simpatía la apuesta, a favor de la independencia, de una buena parte de la sociedad catalana.

La posición de Francia, vital

“Estamos siguiendo esta cuestión con mucha atención", ha sentenciado Barnier, aunque ha admitido que su observación sobre Catalunya es la versión oficial que se ha decidido desde la Comisión Europea, con la idea de que se trata de un problema interno de España. En todo caso, si el proceso avanza, ya se tomará una decisión. “El Ejecutivo comunitario sólo dará su opinión oficial final cuando se nos presente un escenario jurídico decidido", ha añadido.

La posición de Francia puede ser de vital importancia en el conflicto catalán. De hecho, así lo ha transmitido el ministro de Exteriores, José Manuel García-Margallo, que ha explicado el asunto a la comisión de exteriores de la Asamblea Nacional francesa. A los diputados franceses les ha comunicado la posición del Gobierno español, y “la han entendido perfectamente, porque en Francia pasaría lo mismo”.

Es decir, según Margallo, París actuaría de la misma forma que el Ejecutivo de Mariano Rajoy, rechazando el derecho de autodeterminación de una de las partes de su territorio.
.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad