Mas inicia la campaña electoral con ayudas a los parados mayores

stop

FALTA DE RECURSOS

Cristina Farrés

El presidente de la Generalitat, Artur Mas (izquierda), y el consejero de Empresa, Felip Puig (derecha)
El presidente de la Generalitat, Artur Mas (izquierda), y el consejero de Empresa, Felip Puig (derecha)

en Barcelona, 07 de abril de 2015 (14:39 CET)

Disparo de salida de la campaña electoral en la Generalitat. El presidente catalán, Artur Mas, ha dado un golpe de efecto este martes al anunciar que el Ejecutivo pone en marcha un ambicioso programa para ayudar a uno de los colectivos que más han sufrido laboralmente la crisis: los mayores de 45 años. También se trata de una potencial bolsa de votos.

Hasta la fecha, Mas contaba con gran aceptación entre este target, mayores de 45 años con trabajo o sin él, pero la prolongada recesión y la aparición de nuevas fuerzas políticas ha propiciado el trasvase de votos a nuevos partidos y la consiguiente pérdida de apoyos en la federación nacionalista.

Campaña en el área metropolitana

Asimismo, refuerza la campaña que ha lanzado la ANC para impulsar el independentismo en Barcelona y el área metropolitana.

Ganar adeptos en esta zona es crucial para que el nacionalismo obtenga la mayoría absoluta en las elecciones del próximo 27 de septiembre (anunciadas, pero no convocadas). Es también donde se concentra la inmensa mayoría de centros de trabajo y donde reside el mayor colectivo de parados de más de 45 años.

Guiño a Foment del Treball

Mas incluso hace un guiño a Foment del Treball, la patronal a la que intenta quitar representatividad por su oposición al procés. El programa ocupacional incluye la acreditación de competencias como uno de las principales ventajas para los participantes.

Ha sido la institución presidida por Joaquim Gay de Montellà la que ha insistido y trabajado intensamente en poner en marcha este mecanismo para ofrecer algún título reglado a los empleados (parados o no) sin formación oficial pero con una larga experiencia que da valor a su ocupación.

Con todo, no ha detallado qué organizaciones llevarán a cabo los programas de acreditación.

Dotación de 50 millones

El problema del plan de la nueva política de formación para los parados de más de 45 años son los recursos. El consejero de Empresa, Felip Puig, ha anunciado una dotación de 50 millones de euros que se financiará con fondos propios del SOC.

El Gobierno indica que se usará el capital liberado de otro de los programas de formación estrella de Mas: el de garantía juvenil, que pone el foco en otro sector muy dañado por la crisis. Ahora, las iniciativas para facilitar que los menores de 25 años se incorporen al mercado laboral reciben el 90% de sus recursos de "Europa y los fondos sociales", según Puig.

Déficit del 2,58%

La Generalitat niega de pleno que las ayudas a los parados de más edad genere nuevas tensiones de tesorería; pero la problemática en las cuentas se mantiene.

Mas ha cerrado el ejercicio de 2014 con un desvío presupuestario del 2,58% y el mayor déficit de todo el país: 5.152 millones de euros; casi 2.000 millones más que el año anterior, cuando el agujero alcanzó los 3.860 millones (1,96%).  Y en los presupuestos del ejercicio en curso no ha justificado de dónde conseguirá unos ingresos extraordinarios de 1.800 millones.

La contabilidad en estos momentos es lo de menos. La campaña electoral ha empezado.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad