El futuro político de Artur Mas se enfrenta a las acusaciones de corrupción de la ex CDC, que se revelan en el caso Palau. / EFE | ED Archivo

La oposición apunta a Mas como responsable del 3%

stop

El PSC le reclama que asuma ahora las acusaciones que le formuló Maragall, mientras que el PP le exige que no se esconda en la estelada

Economía Digital

El futuro político de Artur Mas se enfrenta a las acusaciones de corrupción de la ex CDC, que se revelan en el caso Palau. / EFE | ED Archivo

Barcelona, 08 de marzo de 2017 (19:00 CET)

Las declaraciones de Fèlix Millet y de Gemma Montull según las cuales el Palau de la Música servía para que Ferrovial aportada grandes sumas a Convergència a cambio de concesión de obra pública dejan a Artur Mas en una posición delicada. Toda la oposición ha apuntado este miércoles a Mas como responsable final de ese cobro del 3%, que, en realidad, era del 2,5%, después de que el propio Millet y Jordi Montull se cobraran sus comisiones. 

El primero en recordar lo sucedido durante muchos años ha sido el primer secretario del PSC, Miquel Iceta, que ha pedido a Mas que dé explicaciones y responda, ahora, de las acusaciones que le formuló Pasqual Maragall en 2005 --“ustedes tienen un problema y se llama 3%-- cuando entonces las despreció y espetó a Maragall que estaba en juego el Estatut. “Ahora es el momento de que rectifique sus declaraciones, nos diga qué pasó y tome las consecuencias oportunas de haber mentido en el Parlament”, ha asegurado Iceta. 

También el resto de grupos han exigido a Mas que reaccione. El argumento principal es que sigue siendo el máximo responsable del Pdecat, el partido que ha sustituido a Convergència, y es que sigue como presidente de la nueva formación. Mas alberga la idea de volver a la primera línea de la política, como candidato de su partido a las elecciones. 

Inés Arrimadas:  “Ni el monotema del procés ni su cambio de nombre hará que se nos olvide que Convergència ha estado cobrando comisiones”

Ciudadanos también ha pedido explicaciones. Su presidenta en el grupo parlamentario, Inés Arrimadas, se ha referido primero al presidente Carles Puigdemont, a quien ha acusado de “querer tapar la corrupción con una gran estelada”. A juicio de Arrimadas, “ni el monotema del procés ni su cambio de nombre hará que se nos olvide que Convergència ha estado cobrando comisiones”. 

El PP se ha unido a esas exigencias. Según su coordinador general, Xavier García Albiol, Mas debe dar explicaciones, porque el Pdecat es “la marca blanca” de Convergència. “Pretender diferenciarlo es pensar que los ciudadanos son cortitos”, ha declarado. El PP pedirá a Mas que dé explicaciones en el Parlament, si no sale de su propia iniciativa. 

A juicio de García Albiol, tras las declaraciones en el juicio del Palau de la Música de Fèlix Millet y Gemma Montull, a la espera de la declaración de su padre, Jordi Montull, todo ha quedado claro. “Ponen en evidencia lo que nosotros ya teníamos claro hace siete años y es que los casos de cobro de comisiones por parte de CDC no eran unos hechos aislados, sino que el partido era una máquina perfectamente engrasada con un entramado muy bien organizado y que ha permitido que Convergència se financiara de forma irregular de una manera continuada durante muchos años”.

El socio del Pdecat, Esquerra Republicana, sigue actuando con mucha prudencia. El partido sólo ha pedido, por ahora, al Pdecat que actúe “con mucha más contundencia contra la corrupción”, tras asegurar que esas actuaciones producen “asco”. 

 

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad