Oriol Pujol, a punto de ir a juicio por el caso ITV

stop

Políticos bajo sospecha

Oriol Pujol en los pasillos del Parlament

en Barcelona, 11 de noviembre de 2015 (18:17 CET)

Todos los miembros del clan Pujol están imputados por uno u otro asunto. Pero Oriol Pujol, el que estaba llamado a ser el heredero político del ex presidente de la Generalitat, podría ser el primero en ser sometido a juicio.   

La Fiscalía Anticorrupción ha dado por finalizada la investigación del caso de las ITV, por la que Oriol Pujol, ex secretario general de CDC y ex diputado de esta formación, está acusado de favorecer a empresarios de su entorno a cambio de comisiones ilegales. Ahora, sólo queda pendiente de que la magistrada instructora envíe la causa a juicio.

Amigo íntimo de Sergi Alsina

Este miércoles han declarado ante la juez los tres últimos empresarios propuestos como testigos por la Fiscalía, quienes han confirmado que Oriol Pujol intercedió ante ellos en proyectos que beneficiaban al empresario Sergi Alsina, íntimo amigo suyo. Pujol y Alsina comparten casa de veraneo en Urús (La Cerdaña).

El fiscal Fernando Maldonado da por cerrada la investigación del caso de las ITV que, después de más de tres años de instrucción, está a punto de ser enviado a juicio, con Oriol Pujol imputado por los delitos de cohecho, tráfico de influencias y falsedad documental.


A juicio con jurado

En caso de que la juez le envíe finalmente a juicio, Oriol Pujol sería juzgado por un jurado, ya que los delitos de cohecho y tráfico de influencias corresponden ser enjuiciados por un tribunal popular.

La causa, iniciada a raíz de unas escuchas telefónicas intervenidas en el caso Campeón, que afectaba al ex ministro socialista José Blanco, fue instruida por el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC) mientras Oriol Pujol, que dimitió como número dos de CDC a raíz de su imputación, tenía la condición de aforado por ser diputado.

Comisiones ilegales

La investigación comportó en el año 2012 la detención de varios empresarios y del ex número dos de la Diputación de Barcelona Josep Tous por orden de la titular del Juzgado de Instrucción número 9 de la capital catalana, que remitió el caso al TSJC para que imputara a Oriol Pujol por aprovechar su influencia política para favorecer presuntamente negocios de personas de su entorno en el sector de la ITV.

Cuando la causa ya estaba siendo instruida por el TSJC, la Fiscalía Anticorrupción abrió otra línea de investigación en la que acusó de un delito de cohecho a Oriol Pujol, acusado de cobrar comisiones ilegales de un empresario amigo a través de su esposa, Anna Vidal, a cambio de favorecer operaciones industriales en que este intervenía, entre ellas deslocalizaciones.


Deslocalizaciones

La juez sospecha que Anna Vidal cobró medio millón de euros de la empresa Alta Partners de Sergi Alsina a cambio de la mediación del diputado de CDC en varias operaciones industriales, entre ellas la creación de un parque de proveedores de Seat en Sant Esteve Sesrovires (Barcelona) o la deslocalización de plantas como las de la Yamaha, por las que el amigo de Oriol Pujol cobró 6,8 millones por trabajos de asesoramiento.

A raíz de su imputación por el TSJC en el caso de las ITV, Oriol Pujol delegó en marzo de 2012 sus responsabilidades en CDC, pero siguió como diputado hasta julio de 2014, en que abandonó la política días antes de que su padre, el expresidente de la Generalitat Jordi Pujol, confesara su fortuna oculta en Andorra.

Los testigos declaran que Pujol los contactó

Los testigos que han declarado este miércoles han coincidido en admitir que Oriol Pujol se puso en contacto con ellos en relación con las operaciones industriales en que intervino la empresa de su amigo.

Uno de ellos, el directivo de Cirsa Manuel Lao, ha explicado a la juez que Oriol Pujol le llamó para interesarse por la reconversión industrial de la empresa Sharp y advertirle de que Sergi Alsina -que asesoraba a esta firma- se pondría en contacto con él. 

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad