El 'caso ITV' entra en su recta final salvo nuevas sorpresas

stop

La investigación que ha puesto en la picota a Oriol Pujol aún tiene una parte bajo secreto de sumario

22 de marzo de 2014 (20:55 CET)

Oriol Pujol volverá a declarar como imputado por el caso ITV después de Semana Santa. El interrogatorio que dirigirá el magistrado Enric Anglada se antoja como uno de los últimos capítulos de la investigación que ha puesto en la picota al ex secretario general de Convergència Democràtica de Catalunya (CDC). No obstante, las pesquisas aún tienen una parte bajo secreto de sumario, lo que podría suponer un nuevo frente judicial para todos los imputados.

El caso ITV se instruye en el Tribunal Superior de Justícia de Catalunya (TSJC) después de que solicitase la imputación de Pujol. Al ser diputado el Parlamento catalán --y por tanto gozar de la condición a aforado---, sólo este tribunal podía continuar con el proceso. Pero el caso se empezó a construir en el juzgado de instrucción número 9 de Barcelona y ahí sigue una parte. Según fuentes judiciales, la investigación que aún se realiza en ese tribunal tiene que ver con presuntos delitos fiscales por las deslocalizaciones de multinacionales.

Investigación partida

Las citadas fuentes expresan su desconcierto sobre esta situación. Aunque los dos juzgados investiguen delitos distintos, recuerdan que estos se centran en los mismos hechos. Por tanto, no les extrañaría que si se formaliza una acusación, esta acabe de nuevo en el TSJC. Sin embargo, también muestran su preocupación por si la causa principal llega a su fin y se tiene que abrir otra por estos presuntos delitos fiscales.

Los abogados de los acusados explicaron en la vista con el magistrado Anglada esta semana que se les había requerido información fiscal sobre algunos imputados por las deslocalizaciones de las multinacionales Sony, Sharp y Yamaha. En concreto, los datos exigidos tenían que ver con las relaciones profesionales de Anna Vidal, esposa de Pujol, y Sergi Alsina, amigo de la pareja y propietario de Alta Partners, firma que asesoró en las operaciones.

La investigación

Esta parte del caso ITV pone el foco en saber si Pujol intermedió con la Administración para lograr que la consultora de su compañero de estudios realizase labores de mediación entre las empresas japonesas y las empresas españolas que se interesaron en quedarse con parte de la industria y del personal. Así, el ex secretario general de Convergència Democràtica de Catalunya (CDC) habría cobrado a través de su esposa.

Según muestra la declaración de la renta de Vidal, sus ingresos aumentaron de forma estratosférica en los años en que se produjeron dichas deslocalizaciones gracias a facturas con la consultora. Hasta ahora, la defensa de Pujol --y por ende de su esposa-- ha justificado estos ingresos alegando que la relación contractual de Vidal y la consultora se extiende por varios ejercicios, con algunos buenos y otros no tanto.

Declaración


La nueva declaración de Pujol y la de su mujer --esta vez como imputada-- se centrará en otra parte del caso: un presunto delito de cohecho en la configuración del mapa de estaciones de Inspección Técnica de Vehículos. En concreto, deberá esclarecer si el hijo del ex president de la Generalitat hizo valer su cargo como diputado en beneficio propio y traicionando el interés público.

La Fiscalía apunta que asumió las pretensiones formuladas por un empresario del sector para conseguir más estaciones de ITV e intentó influir desde la oposición en el nuevo mapa de estaciones que preparaba el Govern tripartito.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad