El vicepresidente de la Generalitat, Pere Aragonès. EFE

Pere Aragonés será el nuevo hombre fuerte de ERC tras la huida de Rovira

stop

"¿Quién manda ahora?", se preguntan en Junts per Catalunya y ERC tras los encarcelamientos y las huidas. El soberanismo busca líderes para trazar su nuevo rumbo

Barcelona, 24 de marzo de 2018 (04:55 CET)

"En ningún caso puede darse por buena la tesis más romántica que sitúa todo lo acontecido como fruto del empuje popular", escribe Josep Martí, antiguo secretario de Comunicación de la Generalitat, en Cómo ganamos el proceso y perdimos la República (ED Libros), para desmentir la teoría, tantas veces solemnizada, de que el proceso independentista ha sido un movimiento construido "de abajo hacia arriba".

Nada más lejos. "Nada hubiera sido posible sin la complicidad e interés de los partidos políticos y de las instituciones gobernadas por éstos insuflando aire a las movilizaciones a través de sus estructuras territoriales, cuadros y proclamas", describe Josep Martí para dar a entender la importancia que han tenido los líderes soberanistas en los últimos tiempos.

Pere Aragonés está llamado a ocupar el papel de Junqueras y Rovira

La multiplicación de huidas (Marta Rovira) y de encarcelamientos (Jordi Turull, Josep Rull, Carme Forcadell, Dolors Bassa y Raül Romeva) ocurrida este viernes ha desatado una inevitable pregunta en el movimiento soberanista: "¿Quién manda ahora?" Y nadie sabe hallar la respuesta porque las principales organizaciones independentistas están, siguiendo las sonadas palabras de Soraya Sáenz de Santamaría, "descabezadas".

Ningún partido ejemplifica mejor que ERC la situación creada en las últimas horas. Con Oriol Junqueras en prisión y con Marta Rovira ya instalada en Suiza, Esquerra se plantea ahora quién tomará las riendas del partido republicano.

Y una figura emerge con particular fuerza: la del secretario de Economía de la Generalitat, Pere Aragonés, un hombre de la estrecha confianza de Junqueras que acompañó todos sus pasos en el departamento y que está llamado a ser el número dos del nuevo gobierno catalán de JpC y ERC en el caso de que los soberanistas resuelvan la investidura.

La otra figura emergente de ERC, el presidente del Parlament, Roger Torrent, también tendrá un papel cada vez más influyente. Ha sido el rostro más destacado de Esquerra tras la progresiva desaparición de Marta Rovira y adquirirá más protagonismo si la pendiente política continúa deslizándose a elecciones.

Pascal vs Ertadi

El asunto de los liderazgos es más difuso en la familia neoconvergente, muy dividida en el magma de Junts per Catalunya. La coordinadora general del Pdecat, Marta Pascal, sufre una influencia política limitada en este momento, puesto que el entorno de Carles Puigdemont tiene una imponente vida propia.

Pese a todo, Pascal aspira a hacerse con una posición de mayor fuerza y no a repetir el error de colocar una nueva alfombra roja a Puigdemont para que haga y deshaga. Su reto es ganar terreno a fieles al expresidente como Elsa Artadi y Eduard Pujol, que tienen en su agenda la presentación en público de una nueva asociación, Junts per la República. Con ella lanzarán un artefacto con perfil propio que podría estructurar una nueva oferta electoral llegadas las probables elecciones del 15 de julio.

La reconstrucción de liderazgos promete tensiones internas

Las voces consultadas coinciden en un aspecto: la necesidad de tiempo. Apartados de la escena púiblica los principales líderes del independentismo de los dos últimos años, tanto el mundo neoconvergente como el mundo de ERC se disponen a una reconstrucción interna no exenta de tensiones.

Nadie descarta que surjan liderazgos inesperados, ni tampoco que reaparezcan figuras que parecían enterradas. En este último sentido, es conveniente señalar un nombre que está dispuesto a regresar en misión mesiánica, su (presunta) especialidad: Artur Mas.

 

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad