Carles Puigdemont y la exconsejera Carla Ponsati en un concierto de Roger Mas en Bruselas. Foto: EFE/JA
stop

El Ejecutivo investiga si Puigdemont ha financiado su estancia en Bélgica con dinero público

Economía Digital

Carles Puigdemont y la exconsejera Carla Ponsati en un concierto de Roger Mas en Bruselas. Foto: EFE/JA

Barcelona, 03 de marzo de 2018 (11:43 CET)

A Carles Puigdemont no le gusta dar explicaciones sobre cómo obtiene los ingresos necesarios para pagar el alquiler de una mansión en Waterloo y para cumplir con los honorarios de sus abogados. Simplemente dice que "hay muchas personas que colaboran". Fuentes del Ejectivo temen que Puigdemont esté obteniendo recursos públicos de alguna forma y afirman que "un fugado de la justicia no va a vivir a costa del erario". Por todo ello, el Gobierno está investigando cómo financia el expresidente catalán su estancia en Bélgica desde que huyó de España.

Después de la renuncia de Puigdemont a la presidencia de la Generalitat, el Gobierno puso en marcha un plan de vigilancia para corroborar que no recibe financiación pública. La investigación sobre "el uso correcto" de las finanzas de Puigdemont es parte del objetivo del Ejecutivo de velar por el respeto a la legalidad en la crisis política en Cataluña.

Puigdemont respondió a las declaraciones del Gobierno en una entrevista a Rac1 el viernes, en la que dijo: "Lo pagamos nosotros personalmente y gente de su bolsillo, de mi entorno, que pone dinero. Amigos. Hay gente que voluntariamente expresa su solidaridad haciendo posible el sostenimiento, con las limitaciones obvias, del gobierno en el exilio".

Tanto el Pdecat como ERC manifestaron que no hay irregularidades en la financiación tanto de Puigdemont como de los exconsejeros que le acompañan en Bélgica (Lluís Puig, Meritxell Serret, Clara Ponsatí y Toni Comín) y explicaron que el dinero con el que el expresident alquila una casa de 4.400 euros en Waterloo -entre otros gastos- tiene cuatro orígenes lícitos.

El empresario Josep Maria Matamala hace aportaciones para financiar a los independentistas en Bélgica

Los principales orígenes de la financiación de Puigdemont y los exconsejeros son los sueldos de diputados del expresident y de Comín (2.800 euros brutos mensuales), las aportaciones de simpatizantes del independentismo a organizaciones como la Associació Catalana per la Defensa dels Drets Civil, y las donaciones de empresarios afines como Josep Maria Matamala e incluso de algunos altos cargos de la Generalitat.

"No se trata de algo generalizado entre todos los cargos de la Generalitat, pero sí de los más allegados a Puigdemont, especialmente en el departamento de Presidencia", dijeron fuentes cercanas al expresident en declaraciones recogidas por El País. También afirman que Junts per Catalunya no solicita dinero a sus diputados para la manutención de Puigdemont y los exconsejeros en Bruselas.

El entorno de Puigdemont asegura que trabajan en una plataforma para dar detalles de su financiación y así "evitar suspicacias".

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad