Jordi Turull y Oriol Junqueras en una reunión del consejo ejecutivo de la Generalitat, que ha decidido con Puigdemont recurrir al TC. EFE

Puigdemont recurre hoy al TC que ayer quería desobedecer

stop

El Gobierno catalán se acoge al Constitucional y recurre la decisión de Hacienda de vincular el FLA con un posible gasto para celebrar el referéndum

Manel Manchón

Economía Digital

Jordi Turull y Oriol Junqueras en una reunión del consejo ejecutivo de la Generalitat, que ha decidido con Puigdemont recurrir al TC. EFE

Barcelona, 25 de julio de 2017 (13:43 CET)

El Gobierno catalán quiere el amparo del Constitucional, en una muestra de que desobedece o obedece al máximo órgano judicial en función de sus intereses. El presidente Carles Puigdemont considera que el Gobierno central no puede vincular las partidas del FLA con el posible gasto en el que se incurra por la organización del referéndum. Y presentará dos recursos ante el Tribunal Supremo y el Tribunal Constitucional contra esa decisión. Considera que el Constitucional le avalará. Sin embargo, acaba de asegurar, también, que desobedecerá la posible decisión del TC si lo inhabilita cuando convoque el referéndum. Es decir, sí, pero no, no, pero sí.

Lo ha explicado, adoptando su habitual tono de víctima, el vicepresidente de la Generalitat y líder de ERC, Oriol Junqueras, que ha reclamado “la mayor responsabilidad de todas las administraciones, porque toda la información está entrecruzada”. La idea del gobierno catalán es llegar hasta el final en esa cuestión, para que el caso se eleve, si es necesario, a las instancias internacionales.

Junqueras considera que no se puede ligar el FLA con la organización del referéndum

La voluntad del Gobierno de Mariano Rajoy de vincular las partidas del FLA, con la posibilidad de parar algunas de ellas, en función de los gastos que se realicen para organizar el referéndum, ha llevado a Junqueras a reclamar “toda la responsabilidad, por parte de todos”, considerando, a su juicio, que las dos cosas no tienen nada que ver. Y que si el Gobierno corta el FLA, “se cortará a sí mismo, porque el FLA paga vencimientos, entre otras cosas, del propio FLA”.

La actitud del Ejecutivo catalán es cada vez más contundente, a la espera de una acción, también decidida, por parte del Gobierno central. Y no se enviará los datos sobre interventores y altos cargos que pedía Hacienda, porque se entiende que quien asumirá todas las responsabilidades serán los propios consejeros de la Generalitat.

El gobierno de Puigdemont sigue en el terreno de los anuncios, sin firmar nada todavía

Este mismo martes, el Govern debe justificar con detalle en qué gastó una partida de 6.150 euros, dentro de otra más grande, que estaba destinada a “procesos electorales”. Según Junqueras, la transparencia es total, no tiene nada que ver con el referéndum, y sería “poco responsable” vincularlo al FLA, “que sólo perjudicaría a los proveedores de la Generalitat”.

En esa estrategia se moverá el gobierno catalán, que va ganando tiempo, con una ventaja por ahora, y es que sigue en el terreno de los anuncios, sin que haya firmado la propia convocatoria del referéndum del 1 de octubre.

.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad