El presidente de la Generalitat, Quim Torra, durante la reunión semanal del gobierno catalán que se produce cuando el Govern se dispone a iniciar las negociaciones con los comunes sobre los impuestos de la Generalitat. Foto: EFE/AG

Quim Torra se queda sin su único aliado para los presupuestos

stop

Catalunya en Comú da "por suspendidas las negociaciones" sobre los presupuestos de la Generalitat de 2019

Economía Digital

El presidente de la Generalitat, Quim Torra, durante la reunión semanal del gobierno catalán que se produce cuando el Govern se dispone a iniciar las negociaciones con los comunes sobre los impuestos de la Generalitat. Foto: EFE/AG

Barcelona, 27 de enero de 2019 (11:40 CET)

Catalunya en Comú suspende la negociación de los presupuestos de Quim Torra. Despúes de numerosas reuniones sectoriales y de constatar que las cifras que maneja la Generalitat están muy alejadas de sus peticiones, Catalunya en Comú ha decidido cortar las conversaciones con el gobierno catalán de tal manera que Torra se queda sin su único aliado posible para aprobar las cuentas de 2019.

La formación que gravita en torno a Ada Colau ve "muy difícil" alcanzar unos mínimos y lamenta que el Govern "no se ha movido desde la primera reunión que tuvimos en noviembre", impidiendo así cualquier posibilidad de consenso.

Las cifras sectoriales que les presenta la Generalitat no se acercan a lo deseado y, además, el Goven se rechaza dar cifras globales, dicen fuentes del partido. "Por este motivo damos por suspendidas las negociaciones", agregan las fuentes consultadas por Europa Press.

Los desencuentros 

El Govern de Torra y Catalunya en Comú se han reunido sectorialmente seis veces. Además de miembros de la consejería en cuestión, a cada encuentro asistieron la secretaria de Presidencia, Meritxell Masó (Junts per Catalunya), y el secretario de Economía, Albert Castellanos (ERC).

Catalunya en Comú mostró su sorpresa porque hubo un mejor "feeling" en las reuniones sectoriales que dependen de JpC que las de ERC. En ese sentido, remarcan que "la peor reunión" fue con el secretario de Asuntos Sociales, el republicano Josep Ginesta.

El sinsabor con Ginesta lo explican así: "Decían que en la renta garantizada de ciudadanía solo llegaban a los 295 millones. Pedimos llegar a 500 y ellos respondían que no hace falta. Hablan de que se está aumentando en 55 millones, pero no sabemos si se refieren al ejecutado".

Cuentas "tensionadas"

La retahíla de reuniones dejó a Catalunya en Comú con el mal augurio de que las cuentas catalanas estarán "muy tensionadas" a fin de año y que el Govern deberá decidir si paga a las farmacias, si atiende las partidas destinadas a menores migrados no acompañados (Mena) o si afronta las extras a los funcionarios.

Los comunes piden contratar a 850 profesionales sanitarios, pero el Ejecutivo solo ofrece contratar a 200. Con respecto a la vivienda, el Govern propone ampliar el parque de vivienda con una partida de 40 millones de euros, pero los comuns piden 450 millones. Algo similar sucede con la financiación de las plazas de guardería.

En términos generales, Catalunya en Comú no quiere apoyar unos presupuestos que después no puedan cumplirse y que, en otoño, provoquen protestas del sector público, haciéndoles responsables de haber aprobado las cuentas.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad