Torra, a su salida del centro penitenciario de Lledoners el pasado 3 de diciembre, cuando visitó a los independentistas encarcelados. EFE
stop

El president aplaza la segunda reunión de la mesa de partidos para consagrar el viernes al traslado de los presos independentistas a Madrid

Iván Vila

Economía Digital

Torra, a su salida del centro penitenciario de Lledoners el pasado 3 de diciembre, cuando visitó a los independentistas encarcelados. EFE

Barcelona, 31 de enero de 2019 (17:39 CET)

El presidente de la Generalitat, Quim Torra, sigue entregado a su agenda reivindicativa, que ha convertido en el eje de su acción de gobierno. El ejecutivo catalán ya había dejado claro que pensaba supeditar toda su actividad al calendario del juicio a los líderes independentistas encausados por el 1-O.

Este viernes, coincidiendo con el traslado de los procesados a Madrid, empezará a poner en práctica ese orden de prioridades, con la suspensión de la segunda reunión de "la mesa de diálogo de partidos catalanes", que había convocado el propio presidente de la Generalitat.

La mesa tenía que reunirse este viernes por la tarde, por decisión del propio Torra, que así lo anunció en el pleno del Parlament de la semana pasada. Pero el president prefiere dedicar el día al desplazamiento de los nueve encausados en prisión preventiva.

Visita a Brians

Así que, coincidiendo con el traslado, celebrará primero un consejo ejecutivo extraordinario, y después se desplazará al centro penitenciario de Brians II para despedir a los procesados, que saldrán de allí en dirección a las prisiones de Soto del Real y Alcalá-Meco, donde permanecerán mientras dure el juicio.

Torra, además, no irá solo a Brians. Según avanzó el conseller de Políticas Digitales y Administración Pública, Jordi Puigneró, en declaraciones a Catalunya Radio, en esa despedida "habrá una representación nutrida del gobierno".

El ejecutivo de Junts per Catalunya y ERC ya celebró el miércoles un acto de homenaje a los procesados y sus familiares en el Palau de la Generalitat, y anunció que tanto el president como otros miembros del ejecutivo catalán tienen previsto asistir a diversas sesiones del juicio.

Torra, al juicio

De entrada, y según avanzó RAC1 este jueves, Torra ha solicitado asistir como público a la primera vista oral, la dedicada a despachar las cuestiones previas al inicio del juicio, que la previsión es que se celebre la semana que viene, probablemente el martes, 5 de febrero.

El líder del PSC, Miquel Iceta, afeó vía Twitter a Iceta la suspensión de la reunión de la mesa, creada por por el president precisamente a instancias del PSC. "Lamentamos profundamente la suspensión de la reunión de mañana del espacio de diálogo convocado por el presidente Torra en cumplimiento de un mandato parlamentario. El diálogo es hoy más necesario que nunca. La solución solo puede llegar a través del diálogo, la negociación y el pacto", tuiteó.

Creada en noviembre, la mesa de partidos, de todos modos, ya nació coja, por la renuncia a participar de tres de las siete formaciones con representación en el Parlament:la CUP, el PP y Cs, que, para más inri, es el  primer partido de la cámara catalana en número de escaños. Pero Torra e Iceta insisten en mantenerla para escenificar la voluntad de diálogo de, respectivamente, la Generalitat y el PSC.

El ejecutivo catalán ha pedido, además, crear una segunda mesa, esta con partidos nacionales, que se reúna en paralelo a los encuentros bileterales que pretende seguir manteniendo con el gobierno de Pedro Sánchez. Pero, por lo que indican los cambios en la agenda presidencial de este viernes, también el tan cacareado diálogo queda para la Generalitat subordinado a su querencia por la protesta.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad