Rajoy admite que la caída de Rato deja tocado al PP

stop

El presidente del Gobierno pone al ex presidente de Bankia como ejemplo de que "todos somos iguales ante la ley"

Mariano Rajoy y Rodrigo Rato en una imagen de archivo

en Barcelona, 18 de abril de 2015 (13:48 CET)

El discurso es meridiano. Lo dibujó Soraya Sáenz de Santamaría, lo reiteró el presidente del Congreso, Jesús Posadas, y lo ratificó, con la boca pequeña, Mariano Rajoy. La caída de Rodrigo Rato, peso pesado del partido, vicepresidente económico en la etapa de José María Aznar, deja tocados a los populares, pero servirá como prueba de que las labores de limpieza y 'regeneración democrática' siguen adelante, "haya o no elecciones", como apuntó Sáenz de Santamaría.

El presidente del Gobierno ha seguido esta misma línea discursiva. En una visita a Murcia, Rajoy reconoció que el caso Rodrigo Rato "afecta especialmente" al Partido Popular, ya que el exvicepresidente del Gobierno ha sido uno de "los activos más importantes" de la formación durante "mucho años".

Pero la investigación abierta contra el ex presidente de Bankia también apunta a que "todos los españoles somos iguales ante la ley", matizó.

En el espejo de Posada

No se extendió más el presidente del Gobierno. Está preocupado. Horas antes, Jesús Posada, fue más explícito. El presidente del Congreso de los Diputados señaló que el caso Rodrigo Rato tiene un aspecto "ciertamente penoso" que lamenta "profundamente", pero espera que los ciudadanos vean ese otro aspecto que implica que "aquí nadie tiene privilegios, y cuando se empieza una investigación se lleva adelante, sea quien sea" el afectado.

Reconoce que "es posible" que este caso pueda afectar al partido, pero "eso no ha parado en absoluto al Gobierno del PP para seguir adelante en lo que considera una investigación necesaria". Todos los ingredientes de la defensa de los populares, están en esas palabras.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad