Rajoy rechaza “pasar a la historia” por el referéndum mientras Mas ya habla de “declaración unilateral”

stop

Los presidentes acuden a los periódicos para fijar la doctrina en sus respectivos partidos a pocas semanas de las europeas, cuando PP y CiU se juegan la fortaleza política para encarar 18 meses decisivos

Artur Mas y Mariano Rajoy en Barcelona | EFE

16 de marzo de 2014 (12:01 CET)

Mariano Rajoy (PP) y Artur Mas (CiU) han enconado este domingo el dialecto político con sendas declaraciones relacionadas con las aspiraciones independentistas planteadas desde Catalunya. El jefe del Ejecutivo se ha aparecido en el ABC para afirmar con cierta solemnidad que “por supuesto, no pasaré a la historia como el presidente que permitió un referéndum ilegal”. Mas ya habla de “declaración unilateral”, pocos días después de que la Assemblea Nacional de Catalunya fijara la fecha para subir al balcón.

Distribuido el mensaje allende bases y simpatizantes, Rajoy, que aún no ha puesto el huevo del candidato europeo, avisa a los independentistas catalanes, pero también a vascos y, en menor medida gallegos, de que “la reforma constitucional vendrá por Europa”. “Si me permite, quiero hacer una reflexión –ha dicho al entrevistador—”. “Nuestro futuro se juega en Europa, no lo dude. La pesca, la agricultura y tantas decisiones económicas que pueden marcar nuestro horizonte más cercano se fijan allí”.

Entre corrientes

En la acera de enfrente está Mas, que dedica el domingo a una orgía filo independentista en Barcelona, donde su partido organiza una convención para definir cómo gustaría una Catalunya soberana a Convergència. “La declaración unilateral no es nuestro marco ideal, ni el mejor, ni lo que queremos. Pero no podemos descartarlo al 100% porque sería una renuncia tan evidente que nos haría perder fuerza”, navega entre corrientes el presidente catalán.

Ya han aparecido, esta mañana, ante los militantes reunidos en la convención convergente, el alcalde de Barcelona, Xavier Trias, y el eurodiputado Ramon Tremosa, que aspira a la reelección. El momento cúspide se reserva para el presidente de la Generalitat, quién ha apuntado maneras en el otrora rotativo catalán líder, El Periódico. Mas no aprecia brechas sociales por el debate nacionalista pero las prevé “si no permiten la consulta”.

Decisiones drásticas

Ha habido tiempo para desmontar mitos: la independencia “no significará que por la mañana todo cambie a mejor”. Preguntado por los recortes, Mas, quién ha disparado la deuda catalana por encima de los 52.000 millones –el ex presidente Montilla (PSC) traspasó 30.000— ha reconocido que los ingresos han caído un 20% en tres años y que se “han tomado decisiones drásticas”.

De las respectivas entrevistas concedidas por ambos líderes se extrae un enquistamiento de posiciones con guiños hacia el electorado más beligerante con las posiciones moderadas. Las encuestas previas a las europeas muestran la erosión de ambos resultados, que fijarán con qué músculo podrán hacer sus planteamientos PP y CiU para administrar los retos de los próximos 18 meses: referéndum o elecciones anticipadas en Catalunya, comicios locales y los autonómicos.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad