Rajoy vuelve a pedir el adelanto electoral

stop

EL ESTADO DE LA NACIÓN

Redacción

Rajoy sostiene unos documentos durante su intervención en la sesión de tarde de la primera jornada del debate sobre el estado de la nación. EFE/JuanJo Martín
Rajoy sostiene unos documentos durante su intervención en la sesión de tarde de la primera jornada del debate sobre el estado de la nación. EFE/JuanJo Martín

28 de junio de 2011 (18:18 CET)

El presidente del PP, Mariano Rajoy, ha defendido de nuevo la necesidad de que el jefe del Ejecutivo, José Luis Rodríguez Zapatero, convoque elecciones anticipadas y no "imponga" durante más tiempo a los españoles "esta lenta agonía", ya que, según ha dicho, el Gobierno "no tiene la confianza ni puede recuperarla en cuatro meses". A su entender, "no hay otro camino" y "en realidad, lo único que se discute es la fecha".

"Lo que necesita España y reclaman los españoles es que se abran las urnas y que los ciudadanos puedan escoger no tanto quién les gobierne, sino a quien trasladan esa confianza que este Gobierno ha malgastado", ha declarado Rajoy en su intervención ante el Pleno del Congreso con motivo del Debate sobre el estado de la Nación.

España está 'muy mal'

El líder del primer partido de la oposición ha abierto su discurso asegurando que España está "manifiestamente peor" que hace un año. Es más, ha subrayado que el estado de la nación "ha alcanzado tal gravedad" que "todo el mundo reconoce" que el país está "muy mal".

Para corroborar sus afirmaciones, ha hecho un repaso de los últimos datos económicos, empezando por el paro que, según ha recalcado, alcanza los 4,9 millones superando los 4,6 de hace un año. También ha destacado que la deuda pública va a alcanzar este año más del 67% del PIB; la prima de riesgo de la deuda está en 277 puntos (80 más que hace un año); los hogares con todos sus miembros en paro ya pasan de los 1,3 millones; y se han cerrado 26.500 empresas.

"Estas son las cifras que facilitan el propio Gobierno o la Unión Europea. Este es el estado de la nación, sin retoques, sin disimulos. El mismo que denunciábamos hace un año, pero, desgraciadamente, peor", ha manifestado.

En este contexto, ha reprochado al jefe del Ejecutivo que, en un "vano intento de eludir la verdadera cuestión", recorra "todo el abanico de excusas, adornos, promesas y esperanzas". "Su excusa favorita es culpar de nuestros problemas a la crisis internacional, a la perversidad ajena, a la codicia, a quien se ponga a tiro", se ha quejado.

Las reformas necesarias

Tras preguntarse si cabría esperar, aunque no hubiera elecciones, que Zapatero realice "las reformas que tanto ensalza", Rajoy ha subrayado que "el sucedáneo de la reforma laboral no ha funcionado", la reforma del sistema financiero "continúa sin consumarse" y la reforma de las pensiones "todavía es un proyecto en tramitación".

A su entender, son necesarias las reformas pero "hay que hacerlas de verdad", no presentando "unos simples retales como si se tratara de grandes conquistas". Y al presidente del Gobierno, ha continuado, le ha costado "una eternidad comenzar" las reformas y "no ha completado con éxito ninguna".

"Hay más reformas en el cajón del Gobierno que encima de la mesa", ha exclamado, cosechando una ovación de los diputados del PP. Según ha añadido, esto es "como la guitarra: o se afinan las seis cuerdas o la guitarra sigue desafinada".

Por eso, se ha preguntado de nuevo por qué va a realizar el Gobierno en seis meses lo que no ha hecho estos años. "Y no necesito traer aquí otros argumentos que están en la calle y que se refieren a la fragilidad de este Gobierno, su bicefalia, su carencia de autoridad, su provisionalidad...", ha apostillado.

Sin crédito


El presidente del PP ha asegurado que "es un hecho" que al jefe del Ejecutivo "no le queda crédito ni siquiera para repartir promesas o sembrar esperanzas". "Si hay algo que caracterice a su política, es esa capacidad inagotable que muestra para resolver todos los problemas en un futuro, que siempre está al caer pero que nunca llega. Es la nueva versión del 'vuelva usted mañana', aplicada a los engorros y las dificultades", ha aseverado.

Por todo ello, ha reiterado que convocar a los ciudadanos a las urnas "abre la puerta a un tiempo nuevo" que permite recuperar la confianza e iniciar una "política eficaz". "Zapatero pretende condenarnos a un tiempo perdido, con un Gobierno a la deriva, que no cuenta con la confianza ni de los mercados ni de los españoles", ha agregado.

Más paro

Según Rajoy, el factor tiempo "es importantísimo" en la actual situación española porque hay cosas que "cuando más tarde se aborden, peor estarán". "Cuanto más días se dejen pasar, tendremos más paro, más deuda, más dificultades, más desánimo", ha resaltado.

Rajoy ha terminado su discurso reconociendo que no basta con renovar el gobierno para solucionar los problemas. De hecho, ha admitido que "lograr que los españoles pongan el pie en la senda de la recuperación" es "una obra titánica". "Lo que digo es que España quiere hacerlo, que se puede hacer, y que, como se puede hacer, tenemos el deber moral de hacerlo y lo haremos tan pronto como los españoles lo decidan y el señor Rodríguez Zapatero lo permita", ha concluido.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad