Rajoy zanja la crisis de Gobierno con el nombramiento de Catalá

stop

RELEVO

De izquierda a derecha, Gallardón, Rajoy y Catalá | EFE

23 de septiembre de 2014 (21:21 CET)

Mariano Rajoy ha resuelto rápidamente la crisis de Gobierno abierta por la dimisión forzada de Alberto Ruiz Gallardón. El presidente ha reclutado a Rafael Catalá, actual secretario de Estado de Infraestructuras, Transporte y Vivienda, como nuevo ministro de Justicia. El nombramiento ha sido exprés y, tras ello, el líder del Ejecutivo ha continuado con su apretada agenda que esta noche lo llevará a cruzar medio mundo en viaje oficial a China.

El encumbramiento de Catalá tiene múltiples lecturas. Rajoy sutura la herida abierta en el Gobierno después de echar atrás la reforma de la ley del aborto a la vez que refuerza el ala más dialogante de su equipo. Catalá estaba hasta ahora bajo las órdenes de Ana Pastor en Fomento. La ministra ha exhibido una buena relación con el consejero catalán del ámbito, Santi Vila, durante toda la legislatura. Ambas partes han logrado desbloquear varias inversiones que llevaban años en barrena. Ese entendimiento fluido traspasa el ámbito profesional. Sin ir más lejos, Pastor asistió a la boda del consejero este verano.

La renuncia de Gallardón

Catalá aterriza en el ministerio tras la caída del que sonaba como delfín de Rajoy. Gallardón llevaba días en la cuerda floja. El retraso en la aprobación de la ley del aborto, el proyecto estrella del ministro, había levantado todo tipo de suspicacias. La semana pasada, el ex alcalde de Marid avanzaba que la medida no veía la luz porque el departamento tenía que centrar sus esfuerzos en el desafío catalán.

Finalmente, el ex ministro no ha conseguido el consenso necesario entre las fuerzas políticas para modificar una ley tan sensible como polémica. El PP ha admitido que la norma estaba “dividiendo” a la sociedad y Rajoy, con las elecciones municipales de 2015 en el horizonte, ha preferido dejar en el cajón la reforma que proponía el ministro. "Creo que he hecho lo mejor", indicaba este mediodía el presidente del Gobierno. 

Rechazo de la oposición

Gallardón no dará explicaciones en el Congreso hasta este miércoles, una decisión criticada por otros dirigentes políticos como Gaspar Llamazares (IU).

El texto que finalmente no verá la luz provocó desde el primer momento el rechazo de la oposición y dio pie a campañas de protesta y manifestaciones sociales en contra del endurecimiento de la ley.

Malformación física

Entre los principales motivos, el ministerio proponía retirar el supuesto legal de aborto por malformación física y la única salida que se le permitía a la madre era alegar otros daños como el psicológico. Era el punto más controvertido de una ley que según muchos sectores sociales, conllevaba un retroceso normativo tres décadas atrás.

Las reacciones a la decisión del Gobierno no se han hecho esperar. El PSOE, principal partido de la oposición, reclamó su dimisión inmediatamente después de que Rajoy hiciera su anuncio, al tiempo que se atribuía el triunfo de la retirada de la ley del aborto. Por otro lado, los grupos pro vida ya han lazado un órdago a Rajoy. Es el caso de Derecho Pro Vida. Su portavoz, Gador Joya, ha asegurado que al jefe del Ejecutivo “no le ha temblado el pulso para escupir en la cara a los españoles".
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad