Rita Barberá divide al PP valenciano

stop

Hay partidarios de que dimita aunque la imputen y otros que defienden su aforamiento porque todo es una maniobra

Rita Barberá, junto a María Dolores de Cospedal, en una imagen de archivo / EFE

Valencia, 10 de febrero de 2016 (20:20 CET)

Otro motivo para la división interna del Partido Popular de la Comunidad Valenciana. La elección de la ex alcaldesa Rita Barberá para la permanente del Senado se suma a las diferencias existentes entre los partidarios de la gestión de Isabel Bonig, presidenta regional del partido, y los que optan por una renovación total.

En el caso de Rita Barberá los defensores de su aforamiento lo hacen porque entienden que todo lo que está publicándose es una maniobra política para hundir el PP. La propia Rita dijo la pasada semana en un escueto comunicado que todo era un ataque mediático sin consecuencias judiciales.

La renovación también en Madrid

Los partidarios de la renovación total del partido se muestran dispuestos a asumir el coste de la investigación de Rita, por cuanto entienden que hay que limpiar la organización.

E incluso están seguros que la ex alcaldesa tiene algo que ver con algunos de los extremos de la Operaciòn Taula, el blanqueo de dinero por parte de concejales del PP en Valencia o por el caso Noos, donde está imputada la persona de su máxima confianza, Alfonso Grau.

La división en Valencia no es ajena a lo que está pasando en Madrid con la continuidad de Mariano Rajoy al frente del partido, sea en la oposición o con la convocatoria de nuevas elecciones.

Cospedal no quiere cambios

Todos los intentos de renovación del PPCV han sido frenados desde la secretaria general del PP. La semana pasada Maria Dolores de Cospedal desbarató un órdago de los presidentes provinciales Javier Moliner, José Ciscar, Vicente Betoret y la presidenta regional, Isabel Bonig, para cambiar las siglas del partido.

Aunque esta maniobra también fue denunciada en Valencia por militantes porque estos dirigentes lo que pretenden es continuar como tales. Finalmente esta semana convocarán un Congreso Extraordinario para cuando quede resuelta la investidura. Hasta ahí llegan los permisos de Madrid. Bonig, nombrada presidenta del partido gracias a Barberá, dice ahora que este es un asunto de Madrid.

Alberto Fabra tensa la cuerda

El único cargo político del PPCV que se ha atrevido a hablar de este tema es el ex presidente Alberto Fabra, que en los últimos días es habitual en medios de comunicación.

Fabra, al que muchos militantes del partido consideran ahora un verso suelto sin apoyo político ni en Valencia ni en Madrid, dice que Rita "sabe lo qué tiene que hacer para que el partido no se sienta incómodo", pero que tiene que explicarse.

El también senador territorial aprovecha para decir que a él no le dejaron aplicar "las líneas rojas" contra la corrupción, aunque sus mayores enemigos políticos señalan que si no le dejaban hacer esto tan importante debería haberse ido.

La casa limpia

En seno del grupo parlamentario del PP en las Cortes Valencianas, la mayor parte diputados de unas listas que confeccionó el propio Fabra, hay partidarios de que Rita dimita como senadora y haga frente a lo que le pueda pasar.

Son también aquellos que antes de las elecciones municipales y autonómicas mantenían que Barberá no debería haberse presentado. "Con 24 años de alcaldía se hubiera ido meses antes y le hacen un homenaje en Mestalla", comentan ahora. En las últimas Fallas Rita ya tuvo que aguantar pitadas al balcón del Ayuntamiento.

La elección de Rita trae la división al partido en Valencia principalmente. Y en Alicante ha sido la elección de Adela Pedrosa como secretaria de la Mesa y también en la Permanente del senado. Pedrosa también está investigada por un delito de injurias y calumnias contra la policía local de Elda, de donde era alcaldesa.

La gota malaya de la corrupción

Con la sombra de Rita en todas las actividades políticas, el PPCV se enfrenta cada día a una continuidad investigaciones por corrupción que gotean sobre el partido.

El último, la imputación del diputado por Castellón Óscar Clavell, que fue el alcalde que sucedió a Isabel Bonig en la alcaldía de la Vall d' Uixó y persona elegida por la secretaria general para liderar la renovación de este partido en Castellón frente al presidente de la Diputación y el partido, Javier Moliner.

Y a más. El portavoz del PSOE en las Cortes Valencianas, Manuel Mata, ha pedido al presidente del Gobierno en funciones que cese a la presidenta de la Confederación Hidrológica del Jucar, María Angeles Ureña, por estar imputada en el caso VAERSA, una empresa pública con irregularidades en su gestión.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad