Rodalies arranca a medio gas y con desconcierto entre los usuarios

stop

Los trenes de las líneas R2 Nord, R8 y R11 reducen la frecuencia al 50% y sufren retrasos de 20 minutos después del robo de cable de este martes, mientras Adif y Renfe refuerzan el servicio con una flota de autobuses

Un tren de Rodalies del área metropolitana de Barcelona

en Barcelona, 16 de diciembre de 2015 (10:04 CET)

Los problemas de Rodalies prosiguen en Barcelona y el área metropolitana. Después del robo de cable de ayer, los trenes de las líneas R2 Nord, R8 y R11 han arrancado este martes a medio gas y con el servicio reducido al 50%. Adif y Renfe han reforzado el servicio de atención al usuario y han puesto en marcha una flota de autobuses complementaria, lo que no ha evitado las quejas por falta de información a los viajeros y retrasos, que rondan los 20 minutos. 

Según Adif, gestor ferroviario dependiente del ministerio de Fomento, los problemas ocasionados por el nuevo robo de cable se pueden prolongar durante varios días. El propio secretario de Estado de Infraestructuras, Julio Gómez-Pomar, calificó este martes los hechos como "muy graves", al afectar de manera importante los sistemas electrónicos de comunicaciones, señalización y seguridad en las líneas afectadas.

La incidencia ha limitado por tanto la capacidad de estas líneas, ya que los trenes tienen que circular más despacio al no poder utilizar estos sistemas correctamente. Renfe y Adif han cifrado en 200 trenes y 60.000 personas el total de afectados durante este miércoles. 

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad