stop

El congresista republicano Dana Rohrabacher, defensor del independentismo de Carles Puigdemont, intentó ser reclutado por la inteligencia rusa, asegura el FBI

Barcelona, 20 de mayo de 2017 (14:08 CET)

El republicano Dana Rohrabacher es un personaje polémico. Uno de los arietes de Donald Trump en la cámara baja norteamericana, es conocido por sus posiciones de ultra derecha y, también, por ser un firme defensor de la política de Vladimir Putin, como el apoyo que le ha otorgado tras la invasión de Crimea. Además es famoso por los absurdos argumentos de su negacionismo del cambio climático.

Rohrabacher se hizo conocido en España cuando fue recibido por Carles Puigdemont en el Palau de la Generalitat y el republicano se mostró interesado por el proceso del referéndum, aunque expresó su descontento por la influencia del partido anticapitalista CUP en el Govern. Quizás no haya estado muy enterado de la dimensión del problema catalán, porque luego la embajada norteamericana tuvo que salir a proclamar que defendía la unidad de España.

“El mejor amigo de Putin”

Definido por la revista Político como el “mejor amigo americano de Putin”, su fervorosa adhesión por Rusia es vista con lupa por el FBI. La oficina federal de investigaciones había advertido, en 2012, que los espías rusos trataron de reclutar a Rohrabacher como persona de influencia en la política norteamericana, informa The New York Times

Su nombre surgió tras las filtraciones de las grabaciones del congresista Kevin McCarthy, que dijo “creo que hay dos personas a las que Putin les paga: Trump y Rohrabacher”. Tras el escándalo, el legislador tuvo que pedir disculpas y decir que todo había sido una broma que se había malinterpretado.

En el 2012 el FBI le advirtió a Rohrabacher que la inteligencia rusa estaba detrás de él para coptarlo como persona de influencia. Pero los funcionarios del FBI no han hallado evidencias que el congresista haya colaborado con los espías rusos o que haya recibido dinero desde Moscú.

Rohrabacher, que se ha entrevistado con funcionarios de Exteriores rusos en varias oportunidades, dijo que no hacían falta las advertencias del FBI. “Cuando te reúnes con miembros del cuerpo diplomático ruso asumes que tienen algún tipo de relación con el departamento de inteligencia”, dijo.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad