Rosell aboga por una “nueva legalidad” para llegar a un acuerdo con Catalunya

stop

El presidente de la CEOE considera que debe abarcar al conjunto de España para resolver problemas institucionales comunes

El presidente de la CEOE, Juan Rosell I Europa Press

30 de mayo de 2014 (10:58 CET)

El presidente de la CEOE, Joan Rosell, se pronuncia siempre de forma diáfana, pero tampoco trata de herir sensibilidades. En su intervención en el Cercle d’Economia, en las jornadas de Sitges, ha defendido la evolución de la economía española en los últimos años, reclamando, sin embargo, que se realicen las reformas pendientes, y que se llegue a acuerdos sociales que rompan esa distancia enorme que existe ahora entre asalariados indefinidos e intemporales.

Pero en Sitges, en estos días, la cuestión principal es si la llamada tercera vía tendría o no posibilidades de éxito. Y Rosell ha considerado que el problema catalán se debería abordar junto a otras cuestiones institucionales que atañen al conjunto de España a través de “una nueva legalidad”.

Con una frase que ha recordado mucho a los tiempos de la transición, el líder patronal español ha asegurado que se debe pasar “de la legalidad a una nueva legalidad”. Salvando todas las distancias, evoca aquello de “de la ley a la ley”, que defendiera Torcuato Fernández Miranda para desmontar el régimen franquista desde dentro.

Una reforma de la Constitución

Rosell se ha referido a ello, a una posible reforma constitucional tras ser preguntado sobre la consulta soberanista fijada para el 9 de noviembre. Para el presidente de la CEOE sólo se podría hacer si fuera legal y acordada, siguiendo lo que defendió este jueves el presidente del Cercle d’Economia, Antón Costas. Rosell entiende que la reforma constitucional podría ser posible, para solucionar no sólo el tema catalán, “que tiene un largo alcance y se remonta en el tiempo”, sino el conjunto de cuestiones institucionales que afectan al conjunto de España.

Ha recordado Rosell que fue posible para introducir el límite del déficit, pactado entre el PP y el PSOE en el verano de 2011 en escasas 48 horas.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad