El efecto limitado de la crisis catalana favorece la calificación española de S&P. Foto: EFE/TA/Archivo

S&P sube la nota de España tras el leve impacto de la crisis catalana

stop

La agencia Standard & Poor's eleva la nota de España de aprobado alto a notable bajo por el efecto limitado de la crisis en Cataluña

Madrid, 24 de marzo de 2018 (10:51 CET)

La agencia de calificación de riesgo Standard & Poor's (S&P) elevó la nota de España un escalón (desde BBB+ a A-), de aprobado alto a notable bajo, tras constatar el efecto limitado que sobre la economía española han tenido las tensiones políticas en Cataluña.

Además, S&P sitúa a España en perspectiva positiva, lo que deja la puerta abierta a adicionales subidas de nota en los próximos 24 meses si España avanza aún más en el proceso de consolidación fiscal (rebaja del déficit público) y si la incertidumbre asociada a Cataluña sigue remitiendo.

Fortaleza económica

La agencia sigue los pasos de Fitch, que en enero subió también la nota a España, con lo que fue la primera de las tres grandes agencias que lo hacía desde 2015. Asimismo, S&P elevó su previsión de crecimiento económico para 2018 al 2,7% frente al 2,6% que calculaba en noviembre pasado.

La agencia explica la subida de nota en la fortaleza de la economía, el superávit de la balanza por cuenta corriente y en la positiva evolución del proceso de reducción del déficit público.

La calificación de España podría bajar a estable si escalan las tensiones en Cataluña

Como punto menos positivo, S&P incide en que la fragmentación parlamentaria restringe la capacidad del Gobierno para implementar medidas presupuestarias o reformas estructurales, lo que se constata en el retraso que llevan los presupuestos generales del Estado para 2018.

La agencia avisa de que la perspectiva podría bajar a estable si el crecimiento de la economía es más débil de lo esperado, si la deuda pública sobrepasa el 100% del PIB —aunque calcula que irá reduciéndose hasta el 86% en 2021—, si se deteriora el superávit de la balanza por cuenta corriente, o si una escalada de las tensiones en Cataluña lastra la inversión y la confianza empresarial.

Sobre Cataluña, añade que de momento la incertidumbre persiste a la espera de ver la dirección que toma el próximo gobierno autonómico que todavía no se ha formado.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad