Isabel Celaá, en una rueda de prensa. EFE/Ballesteros

Sánchez veta el plan de acción exterior de Torra

stop

El Gobierno enviará un requerimiento al govern para que modifique su plan de relaciones internacionales y, si no lo hace, lo llevará al Constitucional

Barcelona, 23 de agosto de 2019 (14:13 CET)

El Gobierno no traga con el nuevo plan de acción exterior y relaciones con la Unión Europea de la Generalitat de Cataluña, que entiende que invade competencias estatales y que trata de proyectar la  imagen de Cataluña no como la de una autonomía española sino como la de un estado independendiente.

El ejecutivo de Pedro Sánchez enviará un requerimiento a la Generalitat para que retire el plan y lo modifique. Si el govern de Quim Torra no accede a esa revisión, el plan acabará en el Tribunal Constitucional para que dirima elconflicto de competencias. Así lo ha acordado el consejo de ministros en su primera reunión tras las vacaciones.

La maniobra la han anunciado este viernes en la rueda de prensa posterior al encuentro la portavoz del Gobierno, Isabel Celaá, y el ministro de Agricultura, Pesca y Alimentación, Luis Planas, que ha asumido también la cartera de Política Territorial y Función Pública desde que Meritxell Batet fue nombrada presidenta del Congreso.

El plan, diseñado para el periodo 2019-2022, fue aprobado por el govern el 26 de junio. El Gobierno entiende que obvia las competencias estatales en acción exterior, pone "en tela de juicio", en palabras de Planas, la coordinación con el ministerio de Asuntos Exteriores y trata de presentar a Cataluña "como un sujeto internacional" a todos los efectos.

El plan de Torra convierte al conseller en ministro

El ejecutivo de Sánchez considera que el texto reserva al departamento de Acción Exterior, Relaciones Institucionales y Transparencia, encabezado por el conseller Alfred Bosch, competencias, como la de mediación o la de relaciones con el cuerpo consular y diplomático, reservadas en exclusiva al Gobierno, no a las autonomías, y advierte que en el redactado del plan hay una "omisión sistemática" de cualquier referencia a normas estatales, sean la Constitución Española, la ley del Servicio y la Acción Exterior del Estado o la ley de Tratados y Otros Acuerdos Internacionales.

Planas apuntó también que en el redactado de la hoja de ruta de la Generalitat para su acción exterior los próximos cuatro años hay un uso calculado de "expresiones equívocas" destinadas a proyectar Cataluña como un país independendiente.

Así, entre los objetivos del plan se incluye el de posicionar Cataluña como "un actor reconocido en el mundo", pero en la versión inglesa, se usa la palabra  country, que no significa actor, sino país. Y lo mismo vale para las referencias al departamento y al conseller, convertidos en la traducción en ministry  y minister. Es decir, en ministerio y ministro.

La Generalitat tiene ahora un mes para modificar el plan. Si no lo hace, el gobierno tendrá 30 días para, previo informe del Consejo de Estado, presentar un recurso de inconstitucionalidad.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad