Artur Mas (i) con Boi Ruiz (d) en un acto político en 2015, en su último año como presidente y consejero de Salud de la Generalitat. La Sindicatura de Cuentas censura la reiteración de contratos menores sin publicidad en la sanidad pública durante aquel a

La sanidad catalana fragmentó contratos por valor de 144 millones

stop

La Sindicatura de Cuentas censura la reiteración de contratos menores en la sanidad pública catalana durante el último año del mandato de Artur Mas

Josep Maria Casas

Economía Digital

Artur Mas (i) con Boi Ruiz (d) en un acto político en 2015, en su último año como presidente y consejero de Salud de la Generalitat. La Sindicatura de Cuentas censura la reiteración de contratos menores sin publicidad en la sanidad pública durante aquel a

Barcelona, 03 de mayo de 2019 (04:55 CET)

El Instituto Catalán de la Salud (ICS) adjudicó en 2015, en el último año del gobierno de Artur Mas, contratos menores por un valor de más de 144 millones de euros. La Sindicatura de Cuentas de Cataluña advierte en el informe de fiscalización de ese ejercicio que estos contratos menores, por su “reiteración”, deberían tramitarse mediante un concurso que comportarse “publicidad y concurrencia”. Sin embargo, se adjudicaron de forma directa. Una compañía farmacéutica facturó a la Generalitat cerca de 11,5 millones de euros en contratos menores en tan solo un año.

La Sindicatura de Cuentas ha dado un nuevo tirón de orejas a la sanidad pública catalana. Ha detectado contratos menores por valor de 144 millones de euros en 2015, en la etapa del entonces consejero Boi Ruiz, aunque el importe total podría ser muy superior. Estos contratos corresponden a obras, compras de productos y prestaciones de servicios.

De estos contratos menores, destacan las compras de medicamentos, por un importe de 57,6 millones de euros. Sorprendentemente, 15 proveedores acapararon contratos menores por 41,6 millones de euros, un 72,2% del total, mientras que otras 222 compañías ingresaron solo 16 millones de euros, el 27,8%.

El ranking está liderado por la norteamericana Gilead Sciences, con 11,5 millones de euros; a la que siguen Janssen-Cilag, 7 millones; Merck Sharp & Dohme, 4,2; Abbvie, 4,1; Laboratorios VIIV Healthcare, 2,3; Roche Farma, 2; Bristol Myers Squibb, 1,8; Pfizer, 1,4; y Bayer, 1,2 millones.

La Sindicatura de Cuentas señala que una parte de la adquisición de medicamentos mediante contratos menores correspondía a productos que solo podía suministrar un proveedor y, por lo tanto, “no se podía promover la concurrencia”. No obstante, censura la reiteración de contratos menores por debajo de 18.000 euros y recalca que debían agruparse los que correspondían a un mismo proveedor.

Abusos en la contratación

En informe también pone en evidencia otros abusos en la contratación. Por ejemplo, casi la mitad de las compras de medicamentos (el 49,1%) efectuadas la gerencia del ICS en Tarragona se realizaron mediante contratos menores. Además, en la mayor parte de las gerencias territoriales, incluido el ICS corporativo, las adquisiciones de medicamentos fueron aprobadas por órganos que no eran los que tenían la competencia.

Lo mismo ocurre con las compras de material sanitario (como los instrumentos o equipos) y aprovisionamientos en general (material de oficina, informática, vestuario o alimentos). El ICS formalizó contratos menores en 2015 para conseguir este tipo de productos por valor de 54,6 millones de euros. 15 compañías facturaron 19 millones de euros mediante contratos menores, mientras que otras 1.006 empresas se llevaron 35,5 millones.

La lista de compañías más favorecidas por la compra de material mediante contratos menores está encabezada por Johnson & Johnson, con 3,5 millones de euros; Medtronic Ibérica, 1,8 millones; Werfen, 1,7; Covidien, 1,5; Stryker Iberia, 1,5; y Cook España, con 1 millón.

Por lo que se refiere a servicios de comedor, lavandería o limpieza, el ICS adjudicó en el último año del gobierno de Mas contratos menores por un importe mínimo 23,7 millones de euros. En este apartado, la lista está liderada por dos constructoras que cuentan con divisiones hospitalarias: FCC, con 1,1 millones de euros; y Comsa, con cerca de 700.000 euros.

La Sindicatura de Cuentas suele presentar sus informes de fiscalización de los organismos públicos con años de desfase. Recientemente también censuró las ventas de edificios de la Generalitat por debajo de su precio efectuadas durante el mandato de Mas.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad