Societat Civil Catalana rechaza que se construyan "muros" dentro de España

stop

RECONOCIMIENTO EUROPEO

La vicepresidenta de Societat Civil Catalana, en la oficina del Parlamento Europeo

Barcelona, 19 de enero de 2015 (18:09 CET)

La entidad Societat Civil Catalana lleva meses con una frenética actividad, que le ha llevado a ser respetada por los distintos actores de la política catalana y española. Presidida por Josep Ramon Bosch, la organización ha recibido este lunes el premio Ciudadano Europeo 2014 en la oficina del Parlamento Europeo en Madrid, que le otorgó el organismo, por delante de otras iniciativas como la Asamblea Nacional Catalana (ANC).

La vicepresidenta de Societat Civil Catalana, Susana Beltrán, ha considerado, tras recoger el premio, que la entidad "nació para visibilizar que no queremos fronteras", entre Cataluña y España y "para trabajar en la consolidación de un espacio donde la sociedad catalana se pueda sentir cómoda desde la diferencia y el respeto por la diversidad". Por ello, ha rechazado construir "muros" dentro de España.

Junto a la entidad cívica, también han sido premiadas otras dos asociaciones españolas: la Orden Hospitalaria de San Juan de Dios y la Cocina Económica de Logroño. Los premiados han recibido el apoyo de eurodiputados del grupo popular, de los socialdemócratas y de los liberales.

El trabajo 'comenzó' tras el 9N


La entidad que preside Josep Ramon Bosch consideró que, de hecho, su papel comenzaba tras el 9N, tras la consulta soberanista, que acabó en un "proceso de participación". La idea es que la tarea necesaria en Cataluña es difundir valores que pueda compartir toda la sociedad catalana, después de un proceso, a juicio de la entidad, en la que han primado los mensajes del nacionalismo catalán.

Societat Civil Catalana organizó, justo en los días previos a la conmemoración del día de la Constitución, el 6 de diciembre, unas jornadas en las que logró la participación de dirigentes del PP, del PSC, de Ciutadans y de UPyD. Todos esos sectores, que presentan diferencias en sus proyectos políticos, querían compartir su rechazo a las tesis independentistas, y a la idea de que apenas quedan puntos de encuentro.

Beltrán, que ha recogido el premido junto al vocal de la Junta Directiva, Francesc Moreno, ha asegurado que la entidad ha querido contar con Europa desde el primer momento, y, de hecho, ha abierto una oficina en Bruselas. "Incorporamos en el manifiesto fundacional el lema de la Unión Europea, unida en la diversidad, que ha inspirado nuestras actividades desde el primer día", ha asegurado.

Sin "muros políticos, jurídicos o sentimentales"


Durante la entrega del premio, acompaña del vocal de la Junta Directiva Francesc Moreno, Beltrán ha recordado que Societat Civil Catalana "incorporó en su manifiesto fundacional el lema de la Unión Europea: unida en la diversidad" y que "ha inspirado nuestras actividades desde el primer día".

Según la vicepresidenta de Societat Civil Catalana, el proyecto pasa por el apoyo a las distintas comunidades autónomas. "Nuestra casa es Cataluña, pero también lo es Galicia, Andalucía, Extremadura, Castilla y León o cualquiera de las 17 Comunidades Autónomas. Nadie tiene derecho, en nombre de los ciudadanos que viven en Cataluña, a poner un muro político, jurídico y sentimental donde no lo había. También la Unión Europea es nuestra casa", ha reiterado.

Capacidad de movilización


El Parlamento Europeo galardonó a Societat Civil Catalana por "promover valores tan importantes como la concordia, la convivencia, el respeto, la tolerancia, la libertad de expresión y el diálogo".

La entidad nació el pasado 23 de abril y en tan solo nueve meses de vida ya ha mostrado su capacidad de movilización e influencia en la sociedad catalana organizando tres grandes eventos, coincidiendo con otras tres fechas señalas como son el 11 de septiembre (Diada de Cataluña), el 12 de octubre (Fiesta de España) y el 6 de diciembre (Día de la Constitución).

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad