Teresa Romero carga contra la "nefasta" dirección política de la Sanidad

stop

La enfermera, ya recuperada del ébola, pide a los medios de comunicación que le den un descanso

Teresa Romero, en rueda de prensa | ED

05 de noviembre de 2014 (14:20 CET)

Teresa Romero quiere tranquilidad en su vida. La enfermera, ya recuperada de su infección por virus de ébola, quiere desaparecer del ojo público y recuperarse sin sobresaltos al lado de su familia. No obstante, en la rueda de prensa que ha ofrecido este miércoles en el Hospital Carlos III de Madrid, ha mandado un recado al Gobierno. Ha tildado de “nefasta” la dirección política que ha dirigido su caso.

Romero ha comparecido ante los medios visiblemente emocionada. Ha tenido palabras de agradecimiento a todo el personal médico, del que ha asegurado que obra milagros. “No guardo rencor ni reproches, sólo espero que mi caso sirva para hallar un tratamiento”, ha asegurado la sanitaria. También ha agradecido a la hermana Paciencia Melgar, que donase sangra para lograr su recuperación.

La primera persona contagiada por el virus fuera de África ha permanecido prácticamente un mes aislada del mundo (desde el 6 de octubre), a la espera de que su cuerpo eliminara cualquier presencia de ébola. Los profesionales declararon que estaba curada el pasado 21 de octubre, pero ha sido este sábado, tras conocer los últimos análisis definitivos sobre todos sus fluidos corporales, cuando los médicos han decidido levantar las medidas de aislamiento.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad