¿Una Catalunya independiente podría pagar a parados y pensionistas?

stop

ELECCIONES 25N

El conseller d'Economia, Andreu Mas-Colell, con el presidente de la Generalitat, Artur Mas

12 de octubre de 2012 (18:03 CET)

El Govern de CiU que preside Artur Mas va desgranando cada día una información diferente con la idea de que el conjunto de los catalanes supere el miedo a la independencia.
 
La voluntad del president Mas es muy clara y mantiene su objetivo de convocar un referéndum en la próxima legislatura. Pero antes, Mas desea obtener una mayoría contundente en las elecciones del 25N y no ahorra esfuerzos para conseguirlo.

El Departament d’Economia ha difundido un informe en el que analiza las aportaciones de Catalunya a la Seguridad Social, con la idea de combatir que una Catalunya independiente no podría pagar los subsidios de paro ni las pensiones. Y la conclusión es que sí, que el saldo en los últimos 15 años es positivo, con 24.774 millones de euros de superávit.

Pero esta cuestión puede ser el eje central de la campaña electoral. La negación de esa posibilidad es el argumento que exhibe el PP, y su candidata a la Generalitat, Alicia Sánchez Camacho.

Datos de la Seguridad Social


Los datos que ofrece Economia surgen de la liquidación del presupuesto del sistema de la Seguridad Social y la liquidación del presupuesto de los organismos autónomos, agencias estatales y otros organismos públicos, y el INE.

Se analiza los datos de la Tesorería General de la Seguridad Social y las entidades gestores; las Mútuas de accidentes de trabajo y enfermedades profesionales; el Servicio Público de Trabajo; el Fondo de Garantía Salarial (FOGASA) y las Mútuas de funcionarios (MUFACE, MUGEJU, ISFAS).

Y, según esos datos, Catalunya podría pagar a pensionistas y parados, siempre, eso sí, que se superara la actual crisis.

Veamos las razones. El periodo analizado es desde 1995 hasta 2010. En los años anteriores, se asegura, la Administración de la Seguridad Social financiaba también Sanidad y, por tanto, la serie no sería comparable para analizar su sostenibilidad “tal y como está configurada”.

El problema de las altas tasas de paro

Sólo en los periodos entre 1995-1996 y entre 2009 y 2010, debido a las elevadas tasas de paro --del 20% en el primer caso, y del 18% en el segundo-- Catalunya ha tenido déficit con la Seguridad Social.

Es decir, sólo en esos años las prestaciones han subido y han bajado las cotizaciones, creando un déficit de 1.254 millones en 2009, y de 2.142 en 2010.

Pero en conjunto, en todo el periodo analizado, Catalunya ha tenido un supéravit de 24.774 millones. España sin contar Catalunya, en cambio, según el mismo informe de Economia, presenta un déficit de 86.332 millones, que, contando con Catalunya, se reduce a un déficit de 61.558 millones de euros.

En algunos años el superávit es significativo. Desde 1998 ha ido aumentando. En 2006 fue el más beneficioso para Catalunya. Las aportaciones fueron más importantes que las prestaciones, con un saldo positivio de 3.536 millones de euros.
 
En el mismo año, España sin Catalunya, también obtenía un saldo positivo de 2.628 millones. Era la época de bonanza, justo antes del inicio de la crisis. Pero en 2008, Catalunya sigue teniendo un beneficio entre aportaciones y prestaciones recibidas de 2.591 millones, y España sin Catalunya ya tiene un déficit de 2.596.
 
Es decir, España pudo igualar las cuentas de la Seguridad Social con las aportaciones de Catalunya.

3.384 euros por persona de beneficio

El informe concluye que Catalunya tendría un saldo acumulado positivo de 3.384 euros por persona y equivalente al 12,7% del PIB catalán. España, por su parte, sin Catalunya, tendría un déficit de 2.228 euros por persona y equivalente al 10,1% de su PIB.

El objetivo del Govern, por tanto, es rebatir todos los argumentos que, basándose en criterios económicos, puedan servir para rechazar la independencia de Catalunya.

La tarea emprendida, así, es ingente. En esta semana el Govern ha difundido la encuesta del CEO, a partir del debate de política general en el Parlament.

Los pasos de Mas

El resultado es que el 74% de los catalanes reclaman un referéndum de autodeterminación, aunque, según los expertos consultados, la muestra es muy baja, y nunca se puede hacer, como se hizo, una traslación de la valoración de un debate de política general a la intención de voto. En la encuesta aparecía el PSC en cuarta posición.

El siguiente argumento que sirve a la estrategia de Mas se basa en la encuesta de la Cecot a sus afiliados. Y el dato destacado es que el 53% de los empresarios encuestados se decantan por un “estado propio”.
 
Pero no es una cifra indicativa, porque votó sólo el 12% de los 7.000 empresarios afiliados a Cecot, la patronal que preside Antoni Abad, cercano a CiU.

Y el nuevo paso ha sido una entrevista de Artur Mas en La Vanguardia, en la que asegura que el tejido empresarial deberá adaptarse a la nueva situación política, dejando claro que mantiene el camino trazado, le guste o no a los empresarios catalanes.

410 millones adicionales

En todo caso, la máquina electoral de CiU está a pleno rendimiento. Aunque ha tenido que pedir 410 millones adicionales a los 5.023 millones de euros que solicitó al Fondo de Liquidez Autonómico (FLA) para hacer frente a vencimientos de la deuda contraída con entidades financieras y el pago a proveedores.
 
Por el momento, la semana pasada ya ha recibido un primer pago de 1.039 millones, distribuidos en dos partidas, de 471 y de 568 millones de euros.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad