Bruselas deja a Puigdemont sin su mejor munición para la campaña electoral

La resolución del suplicatorio de Puigdemont no se resolverá hasta pasadas las elecciones catalanas, según fuentes europeas

Al eurodiputado Carles Puigdemont le está costando hallar la manera de colarse en la precampaña de las elecciones catalanas y el Parlamento Europeo tampoco se lo va a poner sencillo.

La petición del Tribunal Supremo dirigida a la Cámara comunitaria para que retire la inmunidad al eurodiputado Puigdemont con el fin de enjuiciar al líder huido del independentismo no va a resolverse hasta después de las elecciones del 14 de febrero, según confirman diversas fuentes a Economía Digital.

Lo cierto es que esta petición del Supremo —el llamado suplicatorio— ha provocado maniobras tácticas de todo tipo en el Europarlamento tanto de los independentistas como de los socialistas, estos últimos particularmente interesados en que Junts per Catalunya, la formación de Puigdemont, pierda fuerza en Cataluña para poder afianzar su alianza con ERC.

El retraso que está experimentando el suplicatorio satisface a los socialistas y, sobre todo, alivia a ERC, que se ahorrará el trago de ver a Puigdemont rasgándose las vestiduras en precampaña porque el Europarlamento le ha despojado de la inmunidad.

ERC escapa de la corriente de Puigdemont

Los republicanos podrían haberse visto arrastrados a solidarizarse con el expresidente de la Generalitat en plena campaña electoral, si éste hubiera declarado el pasado 7 de diciembre, tal y como estaba acordado inicialmente.

Sin embargo, con el aplazamiento de la audiencia, que ahora se sitúa el próximo 14 de enero, “resulta casi imposible”, consideran fuentes parlamentarias, que la Eurocámara emita un veredicto antes del 14 de febrero. 

Puigdemont no podrá explotar un papel victimista en campaña, tal y como esperaban algunos eurodiputados del PSOE y del PP con la resolución de su suplicatorio.

Sin embargo y antes de conocer el aplazamiento, tanto los socialistas como los independentistas pusieron objeciones en la comisión que se encarga de juzgarlo, muchas relacionadas con asuntos de forma.

El abogado de Puigdemont fue el primero en demorar

Fuentes europeas reconocen que estos “escollos” han provocado “un cierto retraso en el proceso del suplicatorio”. De esta manera, se han retrasado las votaciones, entre otras cosas porque, durante meses, el abogado de Puigdemont, Gonzalo Boye, fue el primero en querer alargar el suplicatorio para proteger la inmunidad parlamentaria de su cliente.

Tanto el PSOE como ERC niegan oficialmente que sus objeciones se hayan llevado a cabo para alargar el proceso del suplicatorio. Uno de los asuntos que se ha debatido es si se pueden dar las necesarias garantías de confidencialidad en un procedimiento que debe desarrollarse a puerta cerrada y que, debido a la pandemia, debe realizarse mediante videoconferencia.

El aplazamiento de esta comisión de Asuntos Jurídicos que decidirá sobre el suplicatorio de suspensión de inmunidad del eurodiputado fue aplazado por “cortesía parlamentaria excepcional”, según explican fuentes europeas a ED.

Desde la presidencia de este órgano, que recae el eurodiputado de Ciudadanos, Adrián Vázquez, se pusieron en contacto con el presidente del Parlamento Europeo, David Sassoli, para solicitar documentos al Tribunal Supremo de España relacionado con el suplicatorio de Puigdemont. 

La pinza de PSOE y ERC

“Se trata de un trámite común en los suplicatorios y la Eurocámara por cortesía siempre te lo concede”, explican fuentes europeas.

Desde el PP no dejan de ver “curioso” que sean PSOE y ERC, con la ayuda de Ciudadanos, quienes hayan intercedido finalmente para posponer la audiencia y, en consecuencia, el veredicto hasta pasadas las elecciones catalanas.