El Supremo revoca el tercer grado de los presos del ‘procés’

El Tribunal Supremo anula el régimen de semilibertad que la Generalitat concedió a Oriol Junqueras y al resto de políticos presos

Oriol Junqueras, en una de sus salidas de la cárcel

El Tribunal Supremo ha revocado el tercer grado que la Generalitat concedió a los presos del procés, condenados por sedición.

Los magistrados que juzgaron el procés concluyen que es “prematuro” que Oriol Junqueras y el resto de los presos independentistas puedan acogerse ya al “tercer grado”.

Subrayan que debe pasar más tiempo para evaluar la evolución del interno y el tratamiento penitenciario, puesto que todos ellos afrontan condenas elevadas (de 9 a 13 años de cárcel) y ninguno ha cumplido la mitad de la pena. La mayoría, de hecho, todavía no llega a una cuarta parte.

Los magistrados consideran que a los presos independentistas se les aplicaron unos beneficios penitenciarios demasiado pronto. Son partidarios de que pasen más tiempo de condena para evaluar su evolución y tratamiento penitenciario.

El hecho de que ninguno de los presos se haya arrepentido públicamente de sus actuaciones delictivas probablemente ha pesado en esta decisión judicial.

Los presos se quedarán sin el régimen flexible que les permitía salir para ir a trabajar o hacer voluntariado en virtud del artículo 100.2 del reglamento penitenciario. Así lo habían acordado la Generalitat y las juntas de tratamientos de las cárceles donde están internados.

Manuel Marchena tumba los beneficios concedidos a Oriol Junqueras y al resto de condenados en el juicio del porcés

La decisión de anular el régimen de semilibertad del que gozaban la ha adoptado la sala del Tribunal Supremo que, precisamente, los juzgó. Este tribunal está formado por Manuel Marchena (en calidad de presidente), Antonio del Moral, Andrés Palomo, Ana Ferrer, Juan Ramón Berdugo, y Andrés Martínez Arrieta.

Con respecto al tribunal que los juzgó, solo falta Luciano Varela, que se jubiló después de dictarse sentencia.

El Tribunal Supremo ha adelantado este viernes el fallo de los autos, pero su contenido íntegro se conocerá en los próximos días.

Lo que está claro es que el alto tribunal ha estimado los recursos de la Fiscalía contra el tercer grado y contra la aplicación del artículo 100.2 que se concedió a los presos antes de otorgarles el régimen de semilibertad.

Para conseguir la libertad, a los presos todavía les quedan cartas por jugar que están en la mano del gobierno de Pedro Sánchez. Mantiene abiertas dos vías: la reforma del código penal y el indulto, aunque queda pendiente su concreción.