España afronta la segunda ola de Covid-19 con 17.500 sanitarios menos

El sindicato de los funcionarios públicos reclama 62.000 contrataciones urgentes para combatir la segunda ola del coronavirus

España atraviesa la segunda ola de la pandemia con 17.548 sanitarios menos en el sistema. Así lo ha denunciado este miércoles la Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF), que considera que la sanidad necesita 62.000 contrataciones urgentes para hacer frente a la presión hospitalaria y al aumento de casos.

Según datos de afiliación a la Seguridad Social conocidos este miércoles, el sector de sanidad y servicios sociales ha destruido 1.979 empleos en septiembre y 15.569 en octubre, coincidiendo con el avance de la segunda ola.

“CSIF entiende que estos empleos perdidos responden a personal temporal que deja su puesto tras la reincorporación de profesionales tras las vacaciones de verano”, dice el sindicato de los funcionarios.

No obstante, la central ha calificado de “inadmisible” esta destrucción de trabajos de sanitarios “teniendo en cuenta la evolución de la pandemia”, y ha asegurado que esta situación “responde a la precariedad de los puestos de trabajo en un sector fundamental para combatir los efectos del coronavirus”.

Según datos de la Encuesta de Población Activa, la temporalidad en el sector público es casi el 28%, casi un 5% más que en el privado.

Para CSIF, que la sanidad haya perdido casi 18.000 puestos de trabajo en los últimos dos meses es reflejo de “la falta de previsión de las autoridades ante la segunda oleada de la pandemia” y de “la ausencia de planificación sanitaria”.

Asimismo, el sindicato se ha hecho eco de “la preocupación del sector” por el incremento de la presión asistencial y la falta de profesionales y equipamientos “adecuados” para este contexto.

Además, ha avisado del “peligro de que se produzca de nuevo una situación de colapso”. “CSIF reclama que se dimensionen las plantillas a la situación real, con refuerzos urgentes (al menos 62.000 profesionales de manera inmediata) y la cobertura de bajas, incidencias, permisos, etcétera, que garanticen la continuidad laboral y una adecuada asistencia sanitaria”, reza su comunicado.

CSIF denuncia ante el Defensor del Pueblo el debilitamiento de la sanidad

El sindicato de los funcionarios lamentó el pasado mes de marzo la destrucción de más de 18.000 trabajos en la sanidad mientras avanzaba sin freno la primera ola de la Covid-19, que ese mismo mes llevó al Gobierno central a confinar a toda la población.

Pese a esta y otras denuncias lanzadas en los últimos meses, CSIF entiende que se está debilitando aún más la sanidad, y así lo ha transmitido al Defensor del Pueblo.

El pasado 26 de octubre, la central informó de que había pedido amparo al Defensor del Pueblo ante “la falta de planificación y negociación sindical por parte del Ministerio de Sanidad ante una crisis sanitaria de dimensiones históricas”. 

Se refería al Real Decreto Ley 29/2020 que, entre otras cosas, incrementaba los recursos humanos del Sistema Nacional de Salud, y que no habría sido negociado con el sindicato mayoritario del sector público.

Lo que es peor, según CSIF, es que este Real Decreto “aún no ha dado resultado y las incorporaciones de refuerzos son testimoniales”. Así las cosas, el decreto “supone un parche a un déficit estructural de profesionales que venimos arrastrando desde hace más de 15 años” y “puede provocar confrontación entre profesionales y gestores”, ha asegurado CSIF.