España confía en Biden para salvarse de las sanciones por la ‘tasa Google’

El Gobierno recula y dice ahora que la norma tiene "carácter transitorio" hasta que se apruebe una normativa mundial o europea en el marco de la OCDE o el G20.

La ‘tasa Google’ aprobada por el Gobierno de coalición entra en vigor este mismo sábado. El Ejecutivo de Pedro Sánchez ya se enfrenta a posibles sanciones de Estados Unidos tras ser considerada discriminatoria e inconsistente con los principios de fiscalidad internacional, según la Oficina del Representante Comercial. Unas sanciones que desde el Gobierno esperan sortear gracias a la presidencia de Joe Biden. En Moncloa se sienten “más cómodos”, desvelan, con el líder demócrata, que el próximo 20 de enero tomará posesión de La Casa Blanca, que con el republicano Donald Trump.

La Oficina del Representante Comercial de Estados Unidos concluyó este viernes que los impuestos de los servicios digitales, también conocido como ‘Tasa Google’ en España, Austria y el Reino Unido restringen el comercio de EEUU y son incompatibles con los principios fiscales internacionales; al no tomar medidas específicas con los resultados, “se evaluarán todas las opciones”, determinan ante posibles sanciones.

Este informe se publicó un día antes de entrar en vigor la ‘tasa Google’ en España, aunque la primera liquidación se pospuso al segundo trimestre. En el Gobierno ya reculan y anuncian que la norma tiene “carácter transitorio” hasta que se apruebe una normativa mundial o europea en el marco de la OCDE o el G20.

“No se traducirá en sanciones comerciales”

Una misiva de la Secretaría del Tesoro americana dirigida el pasado junio a sus homólogos en España, Francia, Italia y Reino Unido, informaba a sus socios de que el esfuerzo por alcanzar un acuerdo internacional para tasar los servicios digitales está en punto muerto y rechazó acordar cambios provisionales a la legislación fiscal global que afecten a las compañías digitales estadounidenses.

Precisamente, en esto se amparan desde el Gobierno para no recibir sanciones de la futura administración Biden. Sostienen que se trata de un proceso lento y “ni mucho menos se traducirá en sanciones comerciales”, aseguran a ED.

Trump anunció la imposición de aranceles a los países que aprobasen esta medida de hasta un 100% a sus productos. Pero desde el Ejecutivo de Sánchez también recuerdan que Washington ya retrasó su ‘guerra’ contra Francia por este mismo motivo, tras la imposición el pasado 24 de julio de un gravamen del 3% sobre los ingresos de los servicios digitales.

El magnate americano y ahora presidente saliente también consideró otras sanciones como la de utilizar una disposición del código tributario que permitiría al Departamento del Tesoro imponer una multa fiscal a las filiales estadounidenses de compañías europeas.

Pero, la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) retrasó hasta octubre la posibilidad de alcanzar un principio de acuerdo con La Casa Blanca y el diálogo se mantiene suspendido en el seno del organismo multilateral. Asimismo, Estados Unidos se reserva el derecho de responder “con las medidas proporcionalmente pertinentes” a los países que opten por cobrar unilateralmente este tipo de impuestos, según señaló su Administración en una carta dirigida a la ministra de Hacienda, María Jesús Montero.

El Gobierno de España fue de los primeros en felicitar a través de las redes sociales la victoria electoral en Estados Unidos a Joe Biden. El presidente electo contestó a Canadá, Francia, Reino Unido, Irlanda y Alemania pero no a España. Sin embargo, desde Exteriores enseguida intentaron contactar con su equipo para solicitar un encuentro entre ambos líderes Pedro Sánchez y Joe Biden. Fuentes gubernamentales admiten los contactos pero dejan en el aire si ha habido respuesta y, por consiguiente, una primera cita.

Señalan que “todavía es muy pronto para hablar de eso” cuando todavía no se ha celebrado la ceremonia de la toma de posesión, donde está previsto que actúen Lady Gaga y Jennifer López, entre otros artistas célebres que apoyaron al demócrata frente a Trump.

“En el 2021 se abre un nueva etapa y estoy convencido de que la nueva Administración estadounidense propiciará las condiciones para que las relaciones comerciales entre nuestros países se refuercen y se consoliden”, dijo Sánchez en diciembre con motivo de la gala anual de la Cámara de Comercio España-Estados Unidos. Desde Moncloa ven la ‘era Biden’ con optimismo y aseguran “buenas relaciones comerciales con quienes siempre han sido aliados”, zanjan.