Junts pel sí y la CUP consuman el golpe contra el parlamento catalán

Junts pel sí y la CUP tumban las enmiendas de la oposición y apoyan en bloque la reforma del Parlament, que permitiría la desconexión exprés

Los grupos soberanistas del parlamento de Cataluña aceleran los trámites para romper con el Estado. El bloque de Junts pel sí (JPS) y la CUP aprobaron este miércoles la modificación del reglamento de la cámara autonómica. Tras rechazar las enmiendas de la oposición, la iniciativa ha superado su primer trámite. El resultado final de la votación a las enmiendas ha sido de 62 votos a favor -los grupos que las habían presentado- y 72 en contra (JPS y la CUP).

La propuesta ha sido criticada duramente por el resto de grupos, sobre todo, porque cabe la posibilidad de que se tramiten en lectura única las denominadas “leyes de desconexión”. También se podrán agilizar a instancias de un solo grupo. Así, por ejemplo, JPS podrá aprobar por lectura única la proposición de ley de transitoriedad jurídica. Hasta ahora, esta opción no era posible ya que las proposiciones de ley tramitadas por lectura única requerían del consenso de todos los grupos.

Reforma del Parlament: las leyes de desconexión recibirán luz verde sin interferencias de la oposición

Los partidos que se han opuesto a la reforma, Ciudadanos, PSC, Catalunya sí que es pot y Partido Popular de Cataluña, han denunciado que  se trata de “un insulto a la inteligencia”, que busca “anular la oposición democrática” y “lamina los derechos de los diputados”. Por su parte, el portavoz de JPS, Jordi Turull, ha defendido que la propuesta de reforma del reglamento beneficiará a todos los grupos parlamentarios, “especialmente los más pequeños”.

La Mesa del Parlament ya dio luz verde en marzo a los trámites necesarios. La presidenta de la cámara autonómica, Carme Forcadell y el resto de integrantes aceptaron las peticiones de JPS para constituir una ponencia conjunta que aborde la reforma del reglamento. Diez días después, el resto de partidos abandonaron a JPS y la CUP, al retirarse de la representación en la ponencia conjunta. El resto de grupos parlamentarios entendió que no debían secundar el golpe contra la propia cámara parlamentaria y el Estatut.