La Eurocámara exige el fin de las cuarentenas para los turistas vacunados

El Parlamento Europeo vota a favor de terminar con las restricciones de movilidad adicionales cuando entre en vigor del pasaporte de vacunación

Sesión plenaria del Parlamento Europeo por videoconferencia

La fórmula para poner en marcha el pasaporte europeo de vacunación todavía sigue siendo una incógnita. Los países miembro del bloque iniciaron las negociaciones con el objetivo de preservar la capacidad de los gobiernos para seguir imponiendo sus propias medidas de control sobre los turistas. Sin embargo, ahora el Parlamento Europeo se ha posicionado en contra de esta iniciativa y apuesta por liberar a los turistas de trámites como las cuarentenas cuando cambien de territorio.

La Eurocámara ha votado a favor de acabar con todas las medidas extraordinarias de movilidad en el seno de la Unión Europea en el momento en el que entre en vigor el nuevo certificado para operar por el espacio Schengen. Una amplia mayoría de 540 parlamentarios han votado por el sí en esta propuesta para imponerse sobre los 119 votos en contra y las 31 abstenciones.

La decisión parlamentaria es solo el punto de partida. Ahora, los eurodiputados negociadores llevarán esta posición hasta sus conversaciones con el Consejo Europeo, donde tendrán que verse las caras con los responsables de cada uno de los gobiernos nacionales para adoptar una postura definitiva.

“Los países no deben incorporar restricciones adicionales una vez el certificado esté en funcionamiento”

Fernando López Aguilar, negociador principal del Parlamento Europeo

La última reunión de los embajadores del bloque ya dejó claro el rechazo de los gobiernos nacionales a ceder competencias en materia de fronteras. Quieren seguir conservando su capacidad para bloquear la entrada de personas en momentos determinados, implantar aislamientos a los visitantes o exigir pruebas PCR ante la posibilidad de que la situación epidemiológica empeore.

Este choque de posiciones debe resolverse en tiempo récord si la Unión Europea quiere llegar al verano con la situación resuelta. Las dos partes intentarán cerrar el acuerdo a lo largo del mes de mayo, ya que la fecha fijada para la entrada en vigor del pasaporte de vacunación es junio. Así se podría iniciar la campaña estival de vacaciones con un nuevo escenario sobre la mesa que reactive el turismo en el seno del bloque comunitario.

Si continuamos con los buenos progresos, confío en que podamos salvar el verano, garantizar que los seres queridos y las familias puedan reunirse y que las empresas puedan operar más fácilmente”, ha expresado el comisario europeo de Justicia, Didier Reyders.

La Eurocámara exige que las pruebas PCR sean gratuitas

La votación del Parlamento Europeo también ha servido para presionar a los 27 países miembro a que faciliten las pruebas PCR de diagnóstico del coronavirus de forma gratuita a sus ciudadanos, algo que no habían contemplado en las reuniones previas. De lo contrario, podría producirse una situación discriminatoria en la que únicamente las personas con mayores recursos económicos puedan viajar por el viejo continente. Es un debate que ya se ha extendido también en Reino Unido, donde el alto coste de los test amenaza con reducir el volumen de turistas.

“Los Estados miembros deben coordinar su respuesta de una manera segura y asegurar la libre circulación de los europeos dentro de la Unión. Las vacunas y los test deben ser accesibles y gratis para todos”, ha expresado Fernando López Aguilar en un comunicado.

Varias personas se hacen una prueba PCR para detectar coronavirus en España, donde la incidencia acumulada de casos a 14 días vuelve a crecer tras varias semanas de estabilidad | EFE/JC/Archivo
Varias personas se hacen una prueba PCR para detectar coronavirus en España, | EFE/JC/Archivo

Los parlamentarios también han agregado algunos detalles adicionales para terminar de dar forma a este nuevo pasaporte de vacunación. Apuestan por reducir al mínimo la información personal que aparecerá plasmada en el documento: solo lo imprescindible para garantizar la identidad del turista.

Lo que hasta ahora sí que parece claro es que el certificado europeo para moverse por el continente contará con tres informaciones fundamentales: si los ciudadanos se han vacunado con alguno de los fármacos aprobados por la Agencia Europea del Medicamento (EMA), si disponen de anticuerpos por haber superado la enfermedad o si se han realizado de forma reciente una prueba PCR.

España es el segundo país europeo que más apoya el pasaporte covid

La decisión de la Unión Europea afectará directamente a España que se juega la reactivación de su sector turístico este verano, uno de los objetivos marcados también por el Gobierno de Pedro Sánchez gracias al avance de la campaña de vacunación. El año de la pandemia ya provocó una pérdida de 72.000 millones de ingresos del sector por la falta de visitantes del extranjero.

Las aspiraciones del Ejecutivo van en la misma línea de la percepción que tienen los ciudadanos. Un 75% de los españoles considera que el certificado de vacunación será seguro tanto para viajar como para ingresar en eventos masivos, lo que les convierte en el segundo país más optimista de todo el continente. Solo Italia tiene unos porcentajes superiores.

Los datos del estudio del Foro Económico Mundial también muestran que España apuesta por esta medida solo a corto plazo. Un 54% de los encuestados considera que el pasaporte debería estar vigente únicamente unos pocos meses.