Page buscará apoyos entre los barones del PP para reformar el sistema de financiación

El presidente de Castilla-La Mancha le hará la competencia a su homólogo valenciano, Ximo Puig, para formar un bloque común antes del debate definitivo

Los presidentes de la Junta de Castilla y León, Alonso Fernández Mañueco(i); Asturias, Adrián Barbón (2i); Castilla La Mancha, Emiliano García Page (2d) y Cantabria, Miguel Angel Revilla (d); conversan a su llegada a la XXIV Conferencia de Presidentes en Salamanca. EFE /JUANJO MARTIN

La futura reforma del sistema de financiación autonómica ha desencadenado una carrera entre las comunidades para aunar fuerzas, antes del debate que llegará a final de año. El presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García Page, ya prepara una ronda de contactos con varios líderes autonómicos para formar su propio bloque, independientemente de su orientación política.

El líder socialista ha avanzado este miércoles que tocará la puerta de otras autonomías, incluidas aquellas que están gobernadas por el Partido Popular, para tejer alianzas y construir un modelo común. “Lo hacemos de buenas, es legítimo hablar entre todas las comunidades autónomas”, ha afirmado el presidente castellano manchego.

Page pretende reactivar un consenso similar a los pactos de Zaragoza, que en 2018 ya permitió un gran acuerdo transversal junto con Aragón, Asturias, Castilla y León, Galicia y La Rioja para fijar una hoja de ruta en materia de financiación. Su propuesta persigue crear un modelo que atienda al coste que tiene la prestación de servicios por habitante, teniendo en cuenta el impacto de la despoblación.

“Hay que llevar a presupuesto a las estrategias que han dominado la política española en los últimos meses, como el despoblamiento para nivelar servicios públicos y financieros”, ha subrayado Page.

La carrera de la financiación autonómica divide a los barones socialistas

El paso adelante de Emiliano García Page le coloca al frente de este bloque de comunidades, pero en la carrera se enfrentará con otro compañero de partido. El presidente valenciano, Ximo Puig, ya está armando su propio sistema de alianzas para imponer su modelo de financiación, también con contactos directos con líderes del otro espectro político.

Puig lidera la alternativa del modelo de financiación que tiene como gran objetivo establecer el criterio poblacional como máxima en el reparto de los fondos. Ya ha alcanzado un primer acuerdo con Baleares y este mes se citará con el presidente popular de Andalucía, Juan Manuel Moreno Bonilla, para seguir sumando adeptos. Entre las tres regiones suman casi 15 millones de habitantes.

“En vista de que hay comunidades autónomas, y es legítimo, como Andalucía y Valencia, que se unen para hablar financiación per cápita, vamos a iniciar una ronda de contactos”, ha advertido Page.

 Ximo Puig y Pere Aragonès se encuentran en Valencia para debatir sobre las infraestructuras de comunicación, la reactivación económica y la financiación autonómica. EFE/ Juan Carlos Cárdenas

El anuncio de Page se ha producido justo en la misma jornada en la que Puig ha recibido en Valencia al presidente catalán, Pere Aragonès, para intentar agrandar todavía más su bloque. Sin embargo, el líder de Esquerra Republicana se ha desmarcado de los planes conjuntos porque aspira a mantener su propia negociación bilateral con el Gobierno de Pedro Sánchez.