Pedro Sánchez niega divergencias en el Gobierno: “Todos los ministros tienen mi total confianza”

El presidente del Gobierno da un espaldarazo a sus socios de Unidas Podemos tras el encontronazo por su moción de los Presupuestos

Pedro Sánchez ha cerrado filas en torno a los miembros de su Gobierno para tratar de quitar hierro a los últimos enfrentamientos que han abierto una brecha entre los socios del Partido Socialista y de Unidas Podemos. El presidente ha dado públicamente un espaldarazo a todos los miembros del Consejo de Ministros con el objetivo de reconducir las relaciones.

“Todos los ministros tienen mi total confianza y total empatía”, ha expresado Pedro Sánchez en la rueda de prensa posterior a la reunión virtual de los presidentes del G-20. Una frase con la que quiere dar carpetazo a las acusaciones cruzadas que ha provocado la decisión de Pablo Iglesias de presentar una moción contra sus propios presupuestos en el Congreso.

El presidente ha eludido dar mayores explicaciones sobre el movimiento político de su vicepresidente y ha dado un balón de oxígeno a la coalición de Gobierno en un momento clave de contención de la pandemia de coronavirus. “La unión de fuerzas políticas de izquierdas que ha sido inédita en nuestra democracia es una buena noticia para nuestro país en un momento de emergencia social y sanitaria”, ha subrayado.

Sánchez ha cerrado de esta forma el enésimo enfrentamiento entre los ministros del Partido Socialista y de Unidas Podemos que estalló cuando la formación morada se unió a Esquerra Republicana de Catalunya (ERC) y a EH Bildu para presentar una moción en el debate de los Presupuestos Generales del Estados. Buscaban prohibir los desahucios hasta 2023.

Sánchez deja solos a los ministros socialistas en sus críticas a Podemos

El movimiento fue tildado por algunos ministros próximos al Partido Socialista como Nadia Calviño o María Jesús Montero como una forma de ganar presencia mediática y tensó aún más la cuerda en una negociación que había estado marcada por las diferencias en el plano fiscal, en la limitación de los alquileres o en los acercamientos a Ciudadanos.

“Estamos desplegando una acción legislativa que justifica nuestro acuerdo de gobierno”, ha finalizado Sánchez.

La crisis migratoria, la nueva ley educativa impulsada por Isabel Celaá, la ley de vivienda, la reforma laboral, el papel del Sáhara, la ley trans, el ingreso mínimo vital o el rescate al turismo han sido algunos de los motivos que han enfrentado a los dos socios de Gobierno en apenas un año de legislatura.

Sánchez evita posicionarse sobre el apoyo de Bildu

La coalición con Unidas Podemos no solo le ha provocado críticas en la oposición, sino también en el propio seno del Partido Socialista. Históricos dirigentes y barones territoriales han alzado la voz contra la decisión de Bildu de apoyar la tramitación presupuestaria, tras las negociaciones que encabezó el propio Pablo Iglesias.

El presidente del Gobierno ha eludido posicionarse sobre el tema que ha salpicado de lleno a su partido por el acercamiento a la formación de Arnaldo Otegui. “Tenemos que vernos obligados a hablar con muchísimas fuerzas parlamentarias”, ha defendido.

El Gobierno no precisaba los votos del partido abertzale porque ya tenían garantizada la mayoría absoluta con el resto de fuerzas. Sin embargo, cerraron la primera fase de los Presupuestos Generales del Estado con 198 apoyos y fuertes críticas. “La España democrática está representada en todos y cada uno de los escaños”, ha enfatizado Sánchez.