La plantilla de El Corte Inglés reclama un plan para frenar la depresión por coronavirus

Comisiones Obreras pide una respuesta del grupo de Marta Álvarez ante los problemas psicológicos provocados por la pandemia de Covid-19

La pandemia del coronavirus ha alimentado las preocupaciones y miedos de los españoles. Al temor propio de la enfermedad, se suma la sobrecarga de trabajo a la que están expuestos muchos de los empleados en un periodo de alta exigencia por la crisis económica. Este fenómeno ha llevado a la plantilla de El Corte Inglés a reclamar un plan preventivo que aborde los riesgos psicosociales como la depresión en tiempos de Covid-19.

Comisiones Obreras ha exigido a la dirección de la compañía que ponga en marcha medidas para proteger la salud y el bienestar de los empleados. Buscan paliar algunos efectos que la crisis sanitaria ha provocado en la población, desde el mal humor hasta la depresión, pasando por la falta de motivación o la ansiedad.

El sindicato quiere que el grupo que dirige Marta Álvarez tome cartas en el asunto para impedir que los trabajadores caigan en una crisis emocional en un momento en el que son muy exigidos para levantar las ventas. “El aumento de la carga de trabajo, las horas de trabajo más largas y los períodos de descanso reducido son una preocupación para la mayoría de las personas que cada día muestran su dedicación y compromiso con la empresa”, han señalado fuentes del sindicato en un comunicado.

La pandemia ha situado además a muchos de los empleados de El Corte Inglés en primera línea de fuego como un sector de primera necesidad, especialmente a los que se encargan del suministro de productos de alimentación que no ha cesado en ningún momento. “Es normal que estén preocupados por infectarse en el trabajo y transmitir el virus a familiares, amigos y otras personas”, ha expuesto Comisiones Obreras.

Un 79% de los españoles ha sufrido un efecto emocional por el coronavirus

La reclamación de la plantilla de El Corte Inglés responde a un fenómeno que se ha extendido por España en los últimos meses, con motivo de la pandemia de coronavirus. La última encuesta del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS) reflejó que un 79,3% de los españoles había sufrido un efecto significativo de su salud emocional por la Covid-19. Sin embargo, solo el 7,5% ha decidido recurrir a ayuda profesional para solventarlo.

Estas respuestas psicológicas pueden desencadenar también consecuencias físicas para los empleados como los problemas digestivos, los cambios de peso, las reacciones dermatológicas o la fatiga. Las enfermedades cardiovasculares son el último escalón.

“Si no se evalúan y gestionan adecuadamente, los riesgos psicosociales pueden aumentar los niveles de estrés y provocar problemas de salud física y mental”  

Por esa razón, Comisiones Obreras ha elevado la petición de un plan preventivo que afronte los “nuevos desafíos psicosociales” a los que se enfrentan los trabajadores del grupo de grandes almacenes. El objetivo es dar cobertura a los empleados de todos los departamento: dependientes, servicios centrales y logística.

El plan preventivo también busca ofrecer una solución para aquellas personas que necesiten un apoyo psicológico tras haber tenido que modificar su rutina con la implantación del teletrabajo. “Muchos de los riesgos pueden haber surgido durante el periodo de rápida propagación del virus y las estrictas medidas de aislamiento y otros siguen persistiendo sin que se pongan soluciones”, han lamentado fuentes del sindicato.

La inestabilidad laboral merma a los trabajadores de El Corte Inglés

Uno de los grandes riesgos de los españoles con motivo de la pandemia es la pérdida del puesto de trabajo. Un temor que la plantilla de El Corte Inglés tiene muy presente después de que la compañía de Marta Alvarez declarase un Expediente de Regulación Temporal de Empleo (ERTE) para 20.000 trabajadores. Empleados de Cataluña, Asturias, Castilla y León o Andalucía se han visto obligados a paralizar su trabajo por las nuevas restricciones del coronavirus en sus territorios. 

La situación se ha acrecentado especialmente en el departamento de Viajes El Corte Inglés, cuyos empleados sufren una reducción de jornada del 80% hasta el próximo 31 de agosto de 2021. La caída dramática de los viajes turísticos ha limitado sus opciones de reincorporarse a su rutina convencional.