Podemos rompe el acuerdo de Gobierno: se abstiene en la Ley de Igualdad del PSOE

Podemos rompe la unidad de voto acusando a sus socios de "desleales" por registrar una ley de Igualdad sin el apoyo de la ministra de Igualdad.

El frente se recrudece entre PSOE y Unidas Podemos. Los morados rompen por primera vez la unidad de voto y se abstienen en la Ley de Igualdad de trato que los socialistas presentaron sin la firma de sus socios. El Gobierno de coalición vota de manera diferente en el Congreso de los Diputados saltándose así un punto de su acuerdo.

Una por otra. En Podemos consideran que quien primero se ha saltado el acuerdo del Gobierno de coalición son los socialistas. Les llaman “desleales” por presentar una norma que se estaba trabajando en conjunto y que iba a ser presentada por la ministra de Igualdad. En el PSOE siguen negando la mayor y el disgusto en algunos diputados es visible.

Se trata de otra afrenta más entre las fuerzas que conforman el Ejecutivo. Hasta última hora de este martes, Podemos no desveló sus intenciones de voto y, pese a las amenazas de votar en contra, finalmente optaron por abstenerse. Se trata de un toque de atención ante las ‘leyes trans y LGTBI’ que la vicepresidenta primera, Carmen Calvo, ha paralizado para que el próximo martes no se debatan en Consejo de Ministros, según Podemos.

La vicepresidenta primera del Gobierno, Carmen Calvo, y el vicepresidente segundo, Pablo Iglesias, durante el pleno del Congreso. Foto: EFE/Mariscal

Con esta moneda pagan los morados a los socialistas. Desde el Ministerio de Irene Montero ya habían elaborado un informe desfavorable respeto al texto de la Ley de Igualdad de trato impulsada por el PSOE.

Dirigentes de Podemos defienden su abstención asegurando que el acuerdo de coalición señala bien claro la aprobación de un paquete de medidas dirigidas a la igualdad y no discriminación, junto a las ‘leyes trans y LGTBI’. Señalan que los socialistas han desglosado el paquete de medidas en dos y “eso no venía en el acuerdo”, se excusan.

El diputado de Podemos, Ismael Cortés, acusó desde la tribuna del Congreso a los socialistas de “desvirtuar el pacto de coalición consistente en sacar adelante tres leyes antidiscriminatorias distintas, esta de igualdad de trato, pero también la de LGTB y trans”. Para Cortés “era fundamental cumplir con la obligación de trabajar juntos, en base a nociones comunes, no unilaterales”.

La portavoz del PSOE en el Congreso, Adriana Lastra recalco que “no es cierto que el texto sea en solitario del PSOE, sino que hay varias cuestiones que incluyó Unidas Podemos. Es cierto que no hubo acuerdo en todo”, reconoció para concluir que “llevamos meses hablando e intercambiando muchos borradores, pero llegado un momento nos urgía sacarla adelante” y para ello utilizaron su cupo para este pleno aunque registrando la ley solo con su firma.

El cansancio del resto de partidos

El PNV fue el primero en alertar antes de la celebración del pleno sobre los choques entre los socios del Ejecutivo. “Empieza a cansar este ‘tour de force’ que están llevando los dos partidos políticos del Gobierno y que luego nos meten en medio a todos”, señaló este martes el portavoz de los nacionalistas vascos, Aitor Esteban.

El portavoz del PNV en el Congreso, Aitor Esteban. Foto: EFE/Chema Moya

El vasco avanzó su voto a favor de la ley a pesar de que, dijo, su intención inicial era abstenerse y echó en cara al PSOE llevar iniciativas al Congreso sin antes tener atados los acuerdos ni consensuarlo con sus socios. “No lo entiendo y no es la mejor manera de consolidar un Gobierno”, indicó.

Más País, la formación liderada por Íñigo Errejón, pidió a los socios de Gobierno que “no se pongan a competir con los derechos”.

La diputada del PP, Margarita Prohens, también criticó la “lucha sin cuartel entre PSOE y Unidas Podemos para ver quién sostiene la pancarta de la igualdad”. Una “lucha de egos”, dijo, “en la que siempre pierden los mismos, los más vulnerables”.

Diputados de diferentes partidos se muestran insensibles a los choques contantes de PSOE y Unidas Podemos. “Es el pan de cada día”, responden desde el PP. “Siempre pagamos los mismos, los ciudadanos”, contestan desde Cs.