PSOE y Podemos vetan la investigación del caso Dina en el Congreso

Los dos partidos del Gobierno alegan que el caso que involucra a Iglesias nada tiene que ver con su papel como vicepresidente y queda fuera de todo control

PSOE y Unidas Podemos se han vuelto a unir para frenar cualquier iniciativa en la Mesa del Congreso para que el vicepresidente segundo, Pablo Iglesias, comparezca en el llamado caso Dina. Los partidos que sustentan al Gobierno han impedido una comparecencia monográfica, pese a que se podrán plantear preguntas en las Cortes. 

Los dos partidos han defendido su veto al no afectar este caso –con una tarjeta móvil con información íntima retenida a Dina Bousselham– a su gestión en el Gobierno y quedar fuera del control parlamentario. El PP inició una ofensiva parlamentaria sobre este caso y había pedido que se convocara una Diputación Permanente para tratar esa comparecencia.

Iglesias podría librarse de tener que dar explicaciones en el Congreso hasta septiembre al no haber prevista, de momento, ninguna sesión de control al Gobierno hasta septiembre, pese a que esta semana sí que deberá responder a algunas preguntas en el Senado.

El vicepresidente deberá afrontar esta tarde en el Senado una pregunta del PP, aunque PSOE y Podemos han impedido las comparecencias monográficas del vicepresidente en el Congreso. Tampoco se ha formalizado aún la petición de la comisión de investigación que anunció el propio Iglesias para que comparezcan responsables políticos del gobierno de Rajoy sobre las llamadas “cloacas” del Estado. 

Cerco contra Iglesias

No es el único que pone el cerco sobre el Iglesias, también la justicia. La Fiscalía Superior de Madrid investiga el chat de Podemos donde celebraban que un fiscal del caso Villarejo había dado información privilegiada al partido sobre el caso Dina. 

El asunto se remonta a noviembre de 2018, cuando los abogados de Podemos informaron mediante un chat de Telegram de la formación de diligencias secretas que conocieron a través de miembros de Anticorrupción y les instaron a pedir la apertura del caso Dina por el robo del móvil de Bousselham y la publicación de su contenido en distintos medios de comunicación.

Iglesias también perdió los papeles con la prensa, al atacar al periodista de Antena 3, Vicente Vallés, por informar del caso. Los indignos ataques contra el presentador del informativo de la televisión privada despertaron una ola de solidaridad entre compañeros de distintos medios y signos políticos.