Reino Unido confirma que la variante británica del coronavirus es un 30% más mortal

Boris Johnson explica que las vacunas contra el coronavirus son efectivas "también contra la nueva variante", por la que 13 de cada 1.000 infectados fallecen

Una mujer sale de un centro de vacunación masiva en Empton, Reino Unido. EFE/ Andy Rain

Una mujer sale de un centro de vacunación masiva en Empton, Reino Unido. EFE/ Andy Rain

Se confirman las peores sospechas. El Reino Unido ha certificado que las “primeras evidencias científicas” reflejan que la variante del coronavirus originada en el país podría ser más mortal que el virus original, según han revelado “las primeras evidencias científicas”.

En una comparecencia, el primer ministro británico, Boris Johnson, ha señalado que tienen algunas evidencias que confirmarían que la nueva variante del virus podría estar asociada a mayor mortalidad. La afirmación rompe esquemas: hasta ahora se pensaba que era más contagiosa pero igual de violenta.

13 de cada 1.000 infectados fallecen

El jefe científico del gobierno británico, Sir Patrick Vallance, ha explicado que con el virus inicial sin mutar, 10 de cada 1.000 personas morían. La variante británica ha aumentado esa ratio, puesto que los datos actuales sugieren que 13 o 14 personas de cada 1.000 que se contagian mueren.

El director médico de Inglaterra, Chris Whitty, ha sido más cauto, al considerar que dicha evidencia aún no es fuerte. “El número de personas que dieron positivo en la prueba y murieron poco después sigue aumentando debido al efecto retardado”, ha señalado Whitty. El número de fallecidos “continuará aumentando y tardará tiempo en disminuir”.

Las vacunas son efectivas contra la nueva variante

En cuanto al temor de que las vacunas puedan quedar invalidadas, la nueva variante sigue siendo efectiva. “Hay cada vez más pruebas” de que serán efectivas contra esta variante. Johnson también ha detallado que una de cada 10 personas en Inglaterra ha recibido la primera dosis.

“Todas las evidencias que tenemos muestran que las actuales vacunas siguen siendo efectivas contra el antiguo coronavirus y también contra la nueva variante“, ha explicado Johnson. El primer ministro también ha asegurado que la cepa británica es un 30% más mortal que el coronavirus que conocíamos hasta la fecha.

El primer ministro también ha insistido en su voluntad de que a mitad de febrero los cuatro grupos prioritarios ya estén inmunizados. Además, Boris Johnson ha sacado pecho del buen ritmo de vacunación: en las últimas 24 horas 400.000 personas han recibido su primera dosis.