Sánchez vende España como alternativa al gas ruso pese al cierre del gasoducto de Magreb

El presidente del Gobierno ha defendido en Davos que la seguridad energética y el aumento de los precios de la energía han ocupado parte del debate político en España

El jefe del Ejecutivo, Pedro Sánchez, interviene en la sesión de control al Gobierno celebrada este miércoles en el Congreso.

El jefe del Ejecutivo, Pedro Sánchez. EFE.

El presidente del Gobierno español, Pedro Sánchez, considera que el sur de Europa, y España en particular, tienen las capacidades necesarias para dar respuesta a la escasez de suministro de gas procedente de Rusia.

Sánchez resaltó la alternativa a esa carencia de gas ruso en una entrevista en la CNBC con motivo de su participación en el Foro Económico Mundial de Davos. Obvió, sin embargo, el problema diplomático con Marruecos que mantiene cerrado uno de los dos gasoductos que traen el gas a España desde Argelia, el de Magreb.

El jefe del Ejecutivo, que aseguró que los fundamentos de la economía española son fuertes y puso como ejemplo de ello que espera crecer un 4,3 % en 2022 y ya hay 20 millones de personas trabajando, reconoció los efectos adversos de la guerra en Ucrania.

Apuesta por España y el sur de Europa

Ante el problema por el recorte del gas ruso afirmó que España y el sur de Europa «tendrán la oportunidad de dar una respuesta a esta dependencia energética de la energía fósil de Rusia».

Al respecto, destacó que España representa el 37 % de la capacidad total de regasificación de la Unión Europea, y que junto con Portugal alberga alrededor de la mitad del almacenamiento de gas natural licuado de la UE.

«Esta guerra -añadió- también nos ha dado una lección muy importante, y es que las energías renovables, el hidrógeno, la eficiencia energética, no sólo son un gran aliado para que los países y las economías afronten los esfuerzos del cambio climático, sino que en este escenario geopolítico tan complejo y tan incierto nos proporcionarán también medios para aumentar nuestra resiliencia y autonomía«.

Imagen de archivo de una plataforma de gasoducto submarino entre Argelia y España. EFE/Carlos Barba

Sánchez resaltó asimismo que la seguridad energética y el aumento de los precios de la energía han ocupado un lugar destacado en el debate político en España y Madrid ha sido una de las capitales que más ha hablado de la necesidad de una actuación europea para reducir los precios para los consumidores.

En ese sentido, recordó que junto con Portugal ha introducido un tope temporal en el precio del gas para la generación de electricidad y que lo que está ocurriendo es sólo el principio de una gran reflexión que se debe afrontar en el ámbito europeo.

Plan de Recuperación

Sánchez hizo hincapié en la agenda de reformas «muy fuerte» que está impulsando en España y en la importancia del Plan de Recuperación y de los fondos europeos para hacer frente a las consecuencias económicas y sociales de la guerra en Ucrania.

Dentro de este Plan de Recuperación, se encuentran los PERTE, proyectos estratégicos para el futuro de la economía española que el Gobierno está impulsando con la llegada de los fondos europeos buscando la colaboración entre administraciones, empresas y centros de investigación. En España, el Gobierno ha puesto en marcha once PERTES, de los que nueve han sido aprobados con una inversión pública prevista de 30.000 millones de euros.

Con estas reformas, Sánchez considera que permitirán modernizar la economía española y aumentar su competitividad y productividad.