Un barón del PSOE acusa a Iglesias de “desviar la atención” con el Rey

Emiliano García-Page, presidente castellano-manchego, pide a los ministros de Podemos que se centren en sus competencias en lugar de atacar a la Monarquía

Pablo Iglesias y Alberto Garzón deberían dedicarse exclusivamente a hablar de la gestión de las universidades, del consumo o de las residencias de mayores, todas ellas competencias de Unidas Podemos, según el presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page. El barón socialista ha criticado a los ministros de Podemos por dedicarse a “desviar la atención o crear problemas” hablando de la Monarquía en lugar de gestionar sus responsabilidades.

García-Page, crítico de los socios del Gobierno de Pedro Sánchez desde siempre, ha calificado de “lamentable” que el vicepresidente segundo del Gobierno y el titular de Consumo ataquen a “una autoridad que no puede defenderse constitucionalmente”, la Monarquía, “en vez de hablar de la gestión” de sus respectivos departamentos. Lo ha dicho refiriéndose a los reproches de Iglesias y Garzón al Rey tras su ausencia en un acto judicial en Barcelona.

“Cuando los populismos más extremos ven que no pueden acabar con el conjunto de la Constitución, se plantean atacarla por partes. Pediría que dejen al Rey fuera del debate”, ha afirmado el barón del PSOE. El mensaje es tanto una crítica a Unidas Podemos como un aviso al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, de que un sector fuerte de su partido está en total desacuerdo con consentir ataques a la Corona.

El sistema constitucional, a juicio de García-Page, “es como un puzzle que va en lote”, y si hoy España es “una gran potencia económica” lo es por “el consenso del 78”. En declaraciones a Telecinco, el presidente de Castilla-La Mancha también ha asegurado que la Monarquía “no es un problema en España” y que, más bien, el sistema de monarquía parlamentaria da al presidente del Gobierno “más poder” que “en muchas repúblicas”.

Cuestiona la posición de Podemos sobre Torra

Emiliano García-Page tiene la percepción de que el universo político de Unidas Podemos vive sumido en una “ceremonia de la confusión” y ha señalado que un ejemplo de ello ha sido su reacción a la inhabilitación del presidente catalán Quim Torra por un delito de desobediencia. “Cuando escucho a Podemos decir que es culpa de que el sistema judicial es de derechas, me sonrojo”, ha dicho, reparando en que Torra es “la derecha catalana”.

Podemos “empezó ganando la confianza de la opinión pública diciendo que no existía ni la derecha ni la izquierda, sino los de arriba y los de abajo”, disimulando que “eran la herencia de Izquierda Unida“. Pero su discurso de que los errores de la justicia se deben a un sistema judicial de derechas ignora convenientemente que Iglesias es vicepresidente “como producto de un cambio político que tiene su origen en una sentencia contra el PP por corrupción”.