Utilizan un dron para rescatar a un hombre de la lava del volcán Kīlauea. Imagen: Michael Poland  USGS.

Utilizan un dron para rescatar a un hombre de la lava del volcán Kīlauea

stop

El dron utilizado por el servicio geológico para observar el volcán Kīlauea permitió guiar a un residente hacia zona segura y dirigir al equipo de rescate hasta

Madrid, 06 de junio de 2018 (10:35 CET)

Según relata el servicio geológico de EE UU (el USGS) en Facebook, el pasado miércoles el equipo de vigilancia que monitorizaba con un dron los movimientos de lava procedentes de las erupciones del volcán Kīlauea pudo comprobar, a través de la cámara del vehículo aéreo, que un torrente de lava se movía rápidamente hacia un área residencial. El equipo dio aviso al Centro de operaciones de emergencia (EOC) para que desalojara la zona residencial.

“Siga al dron hasta lugar seguro”

Durante las tareas de evacuación el equipo que operaba el dron proporcionaba al personal del EOC imagen de vídeo en directo e información del progreso de la lava. El equipo de rescate se sirvió de esa información para planificar rutas de evacuación para los residentes.

En un momento dado “el equipo que operaba el dron escuchó por radio que que había un civil atrapado en una residencia de la zona. El equipo pudo confirmar la ubicación de la residencia y voló el dron a la zona para valorar si podíamos ofrecer alguna ayuda", explica. El individuo fue avistado a través de la cámara del dron y se le indicó que ‘siguiera al dron hacia un lugar seguro’.

Desde el aire los operadores del dron siguieron una ruta de escape segura en tierra e hicieron volar el dron en esa dirección, seguido por el hombre. La ubicación fue transmitida a los equipos de evacuación y de rescate en tierra, que después de diez minutos pudieron ponerse en contacto con él y guiarlo hasta un lugar seguro.

El vídeo publicado por el USGS muestra cómo el dron guió al equipo de rescate, visibles por las linternas, durante la búsqueda y salvamento del residente.

Un volcán en erupción continua desde 1983

El Kīlauea es un volcán situado al sureste de la isla de Hawaii que ha registrado 34 erupciones desde 1952, y que desde enero de 1983 mantiene una actividad eruptiva continua aunque sin afectar al resto de la isla. Sin embargo los parques naturales afectados por las erupciones permanecen cerrados durante los episodios de actividad volcánica intensa.

A lo largo de los años Hawaii ha explorado la posibilidad de desviar los flujos de lava para dirigirlos hacia zonas deshabitadas, "pero desviar lava es una tarea compleja técnicamente que además tiene complejas implicaciones legales, políticas, económica y culturales", según el USGS. "Desviar la lava sólo es posible cuando el terreno es favorable, cuando hay terrenos de menor valor en pendiente y hacia los cuales se pueden dirigir los flujos."

Cualquier intento por desviar los flujos también requiere tiempo para planificar cuidadosamente cómo hacerlo, y hasta ahora todos los intentos por desviar los flujos han fallado de un modo u otro. En 1955 y en 1960 se llevaron a cabo dos operaciones de construcciones barreras que no funcionaron por falta de tiempo para su planificación. Otros intentos han incluido el bombardeo de los ríos de lava (en 1935 y en 1942), también sin éxito.

La operación más reciente destinada a bloquear o desviar el avance de la lava se llevó a cabo de 2014 con la excavación de bermas (zanjas entre terraplenes), pero los flujos de lava se detuvieron antes de llegar a las barreras.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad