El hijo de Brufau cambia Panrico por la comida ecológica

stop

Antón Brufau abre el OhBo Organic Café en Barcelona en el que ha invertido 300.000 euros

Antón Brufau

05 de noviembre de 2014 (19:59 CET)

Tras siete años en Panrico y estar rodeado de donuts y bollería industrial, Antón Brufau ha decidido dedicarse a la restauración, pero ecológica. El hijo del presidente de Repsol, Antoni Brufau, ha decidido ir por libre y abrir su propio negocio. Ha invertido 300.000 euros en el OhBo Organic Café, un nuevo local que se encuentra en la calle Doctor Fleming de Barcelona.

“No era consumidor de donuts y siempre he intentado cuidarme. He abierto este nuevo local porque creo que se puede comer bien, sano, equilibrado y a buen precio”, explica este emprendedor y recién estrenado empresario.


Un apellido de peso

Reservado con su vida personal, evita hablar de su padre y de su familia. Brufau se centra en su negocio que espera que no sólo se reduzca a un local en la capital catalana. Ha aterrizado en la restauración ecológica para quedarse y expandirse.

El OhBo es, en palabras de su dueño, un lugar “ecólogico sin ser integrista” que pronto podría sumar más miembros a la familia. “Mi objetivo es abrir una cadena relacionada con el mundo ecológico. La idea es abrir más locales como éste”, añade.

Menús 'low cost'

OhBo contiene cuatro cartas de temporada, capacidad para 60 comensales y otros 40 en la terraza que estará abierta todo el año. Y tiene, con apenas un mes de vida, comensales de la talla de Liliana Godia --presidenta de la Fundación Francisco Godia, que recoge el legado de arte de su familia--, Alejandra Prat o la mujer del presidente del Barça, Josep Maria Bartomeu.


Aunque la comida ecológica es, de media, un 30% más cara que la que no lo es, el OhBo tiene un menú de 12,90 euros y dos de 14,90 euros, aunque una comida cuesta de media 30 euros. Pretende ser un bar en que se pueda tomar algo de forma rápida, pero de manera sana.


Decoración 'by' Isabel López Vilalta

En la carta se pueden encontrar muchas verduras, semillas como la quinoa, algún plato de carne –como faijtas de pollo o roast beef--, pasta e incluso hamburguesa, para aquellos que quieran quedar algo más saciados y escapar de las otras opciones más ligeras y que abundan en la carta.

El interiorismo lleva el sello de Isabel López Vilalta y cada plato va acompañado de la información, en gramos, de proteinas, carbohidratos, grasas y fibras. Además, hay algunas opciones para celíacos.

De momento, Brufau se encarga de este nuevo proyecto en solitario pero no descarta sumar otros socios para cumplir con sus planes de expansión. “Ya les ofrecí a varios conocidos entrar como socios en el OhBo pero a la hora de poner dinero, la gente sale huyendo”, añade el propietario quien no descarta en abrir locales en otras ciudades bajo el modelo franquicia.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad