El iPhone 6 empieza con mal pie: del BendGate al 'engancha pelos'

stop

El nuevo teléfono de Apple no sólo ha recibido críticas por su flexibildad, sino que ahora también hay usuarios que aseguran que arranca el cabello

Algunos de los problemas que se le han achacado al nuevo iPhone 6

10 de octubre de 2014 (20:53 CET)

Tan sólo un mes después de la presentación de los dos nuevos modelos de iPhone, los smartphones de Apple han tenido que soportar numerosas críticas. Desde los problemas con las actualizaciones del iOS8, pasando por el BendGate, hasta calificarlos de arranca pelos. Y es que tanto el iPhone 6 como el 6 Plus han comenzado con mal pie en el mercado.

La última polémica que ha surgido en torno a estos dipositivos es que, según apuntan ciertos usuarios, los pelos –ya sea de la cabeza o la barba-- se quedan enganchados en el espacio que se crea entre la pantalla y la carcasa. Los comentarios de estos usuarios han corrido como la espuma por las redes sociales e incluso se ha hecho broma del fenómeno bautizado como #Hairgate.

Imágenes que hacen burla del problema

La polémica surgió a raíz de que un comentario publicado en un portal especializado en noticias de Apple y sus dispositivos, tras el que llegaron muchos otros que alertaban de la misma problemática. “Estoy preocupado y un poco irritado porque mi iPhone 6 Plus me sigue tirando del pelo cuando estoy haciendo una llamada”, rezaba la primera queja.

Pero la gente ha pasado de explicar esta situación a crear divertidos memes --término utilizado para aquellas ideas o símbolos que se transmiten de forma muy rápida por Internet-- que comparan el iPhone 6 con una depiladora eléctrica femenina o una maquinilla de afeitar.

No obstante, junto a los críticos del nuevo modelo de teléfono de Apple, también ha surgido algún defensor. Los hay que aseguran que es imposible este efecto de arranca cabellos ya que el hueco entre la pantalla y la carcasa es tan pequeño que no cabe ni un pelo. Y, por su parte, Apple permanece en silencio.

Demasiados puntos débiles

Mientras, la competencia de la firma de la manzana mordida se frota las manos con estas críticas, Apple parece ajena a los comentarios. Ante las preguntas de este medio sobre los problemas surgidos, la compañía se limita a ofrecer unos vídeos en los que se muestran las múltiples pruebas que superan los iPhone antes de salir al merdado.

Así intentan acallar los rumores, ya no tanto por el HairGate, sino por el BendGate, relacionado con el hecho de que las medidas del último smartphone de Apple provocan que el dispositivo se doble.

Y, a estos dos movimientos, se suman también los numerosos problemas que surgieron en un inicio con el sistema operativo iOs8. Varios fueron los usuarios que alertaron de cortes repentinos de las llamadas, mayor lentitud para acceder a los diferentes servicios y aplicaciones, etc. Pero, esta vez, Apple sí tuvo que reaccionar rápidamente. El problema lo solucionaba con una nueva versión que, en principio, evitaba estos errores.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad