Google se vuelca en la inteligencia artificial con Pixel

stop

La compañía presenta su nueva marca de 'smartphones' de alta gama, que sustituye al Nexus y pretende desafiar el iPhone7 de Apple 

Economía Digital

Sabrina Ellis, directora de producto de Google, durante la presentación de Pixel, el nuevo teléfono inteligente de la compañía. REUTERS/Beck Diefenbach
Sabrina Ellis, directora de producto de Google, durante la presentación de Pixel, el nuevo teléfono inteligente de la compañía. REUTERS/Beck Diefenbach

Barcelona, 04 de octubre de 2016 (20:01 CET)

Este 4 de octubre estaba marcado en rojo en el mundo tecnológico que rodea San Francisco. Allí ha presentado Google la gran apuesta de la compañía en el segmento de los teléfonos móviles. Se acabó la era Nexus y llega el momento de Pixel, un teléfono inteligente de alta gama que nace sin complejos. O quizás con una ambición desmedida: dar batalla al Iphone 7 de Apple.

La apuesta de Google gira en torno a la inteligencia artificial, la tecnología que según Sundar Pachai, consejero delegado de la casa, marcará el entorno móvil de comunicaciones y entretenimiento. "Los usuarios [de internet] hacen cada vez más preguntas y nosotros tenemos cada vez más herramientas para proporcionarles las respuestas", ha asegurado el directivo.

Y lo harán incorporando en el terminal todas las funciones de Google Assistant, un asistente virtual que encuentra su espejo en la Siri de Apple. Hasta ahora esta herramienta no aparecía en los terminales fabricados por la compañía.

Mediante la voz y el texto, el asistente podrá interactuar con el entorno, empleándose supuestamente con suficiencia en tareas como reservar un restaurante o averiguar la cartelera del último cine de barrio. "Es como Google, pero hablando. O mejor", han proclamado desde la tecnológica.

Diseño y cámara

En el fondo, la pretensión de la compañía californiana no es otra que corregir una anomalía en el mercado: son los mejores, o casi, en el campo del software, pero sus dispositivos móviles (hardware) no llegan a las masas como sí lo hacen otras compañías.

Pero la apuesta en Pixel va más allá. El diseño del nuevo teléfono es elegante y pulido, a lo que, según insisten desde Google, se añade una gran usabilidad ("es el mejor ejemplo de cómo se puede hacer todo más fácil"). Otro punto clave es la cámara, de 12 megapíxeles, uno de los elementos explicados con más profusión durante el encuentro.

Entre las grandes novedades, la promesa de que es capaz de jugar con la profundidad de campo –clave en fotografías tipo retrato—y las prestaciones en condiciones de oscuridad. "Se trata de la mejor cámara que se ha hecho nuca para un smartphone'", prometen.  

Tamaños y colores

Los nuevos dispositivos vienen en dos tamaños. El Pixel cuenta con una pantalla de 5 pulgadas, mientras el Pixel XL será de 5,5 pulgadas. Y en tres colores: Quite Black ("bastante negro"), Very Silver ("muy plateado") y Really Blue ("realmente azul", una versión limitada).

Ambos teléfonos ofrecen 4GB de memoria RAM y opciones de almacenamiento de 32 y 128GB.  El precio de salida es de 649 dólares y se puede reservar ya en Estados Unidos, Reino Unido o Alemania, entre otros países.

La compañía no ha puesto fecha todavía a la llegada de Pixel a España y a otros mercados de habla hispana.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad