Fotografía: Huawei

Huawei niega tener "puertas traseras" en sus redes 5G

stop

El gobierno de EEUU intensifica sus acusaciones y dice "tener pruebas". Huawei asegura que "ni tiene puertas traseras ni podría tenerlas"

Madrid, 14 de febrero de 2020 (11:33 CET)

Huawei ha respondido a las acusaciones del gobierno federal de Donald Trump —publicadas esta semana por The Wall Street Journal— según las cuales el fabricante de sistemas de telecomunicaciones tiene "puertas traseras" en redes de telecomunicaciones de todo el mundo.

Sin embargo el fabricante de sistemas de telecomunicaciones asegura en un comunicado que "Huawei nunca ha tenido y nunca tendrá acceso secreto a redes de telecomunicaciones, ni hemos tenido tampoco la capacidad de hacerlo". 

Las "puertas traseras" son algo así como una entrada secreta que incorpora "de fábrica" un sistema o equipo protegido con el propósito de que su diseñador o fabricante pueda acceder a él siempre que quiera, sorteando cualquier medida de seguridad que haya implementado el cliente y sin su conocimiento.

Según el asesor de seguridad del presidente Donald Trump, Robert O'Brien, Huawei tiene "esa capacidad" para "acceder secretamente a información personal y sensible en los sistemas que mantiene y vende en todo el mundo". La acusación federal recogida por WSJ no se limita a las redes 5G, sino que supuestamente es algo que Huawei habría comenzado hacer en sus primeros equipos para redes 4G, en 2009.

Esto es lo que Huawei niega dado que "no es más que un proveedor de equipos, y con este rol es imposible acceder a las redes de clientes sin su autorización y/o sin su detección. No tenemos la capacidad de sortear a las operadoras, controlar el acceso y sacar datos de sus redes sin ser detectados por todos los firewalls o sistemas de seguridad," de las operadoras y propietarias de los equipos, añade Huawei a su comunicado.

Huawei: esa acusación es "una cortina de humo"

La batalla entre EEUU y Huawei se ha intensificado en los últimos días con nuevas acusaciones, coincidiendo con la decisión del Reino Unido —uno de los principales aliados de EEUU— de permitir que Huawei suministre equipos para partes de sus redes de datos.

Esta decisión del Reino Unido se puede interpretar como un "fracaso" de Trump en su intento por convencer a socios y aliados para que no adquieran ni utilicen equipamiento de Huawei en sus redes 5G.

También coincide con la publicación en The Washington Post de un informe que supuestamente revela cómo la CIA habría espiado durante décadas a países de todo el mundo, amigos y enemigos, tras adquirir secretamente una de las mayores compañías de seguridad y cifrado de información. 

"Las acusaciones realizadas por parte de EEUU no son más que una cortina de humo," dicen desde Huawei, y "de hecho incluso The Wall Street Journal admite que los funcionarios de los Estados Unidos no pueden proporcionar ningún detalle concreto sobre esas denominadas 'puertas traseras'."

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad