La "sala de guerra" que Facebook preparó para combatir las "fake news" en las elecciones legislativas de EEUU en noviembre. Foto: EFE/MD
stop

Los verificadores de datos a los que Facebook contrata denuncian que la guerra contra las "fake news" no da resultados y que la empresa les menosprecia

Alessandro Solís

Economía Digital

La "sala de guerra" que Facebook preparó para combatir las "fake news" en las elecciones legislativas de EEUU en noviembre. Foto: EFE/MD

Barcelona, 14 de diciembre de 2018 (11:33 CET)

Los ahíncos de Facebook para combatir las "fake news" son un acto para las cámaras, aseguran algunos de los periodistas implicados en la operación. Los profesionales a los que la red social contrata para solucionar la epidemia de las noticias falsas dicen que han perdido la fe en el programa y la plataforma.

Periodistas pagados para verificar datos de contenidos difundidos en Facebook afirman que la tecnológica ignora sistemáticamente sus preocupaciones y que subestima su experiencia para combatir la desinformación, según un nuevo reportaje de The Guardian que revela otra terrible coyuntura relacionada con la red social.

Facebook se ha asociado con portales como Snopes y Politifact, que desde antes de la escalada de las "fake news" ya se dedicaban a combatir la manipulación en internet por medio de la verificación de datos. Pero algunos trabajadores y ex trabajadores de estas compañías no están contentos con la relación con Mark Zuckerberg.

Los periodistas consultados en la investigación alegan que la colaboración con la tecnológica ha dado escasos resultados y que la empresa se rehúsa a publicar datos relevantes acerca del impacto de su trabajo. "Esencialmente nos han usado para hacer de relaciones públicas en tiempos de crisis", dijo la ex editora de Snopes, Brooke Binkowski.

Los periodistas, sobre Facebook: "Claramente no les importa"

Quizá la gota que derramó el vaso para los periodistas de Snopes fue la noticia de que Facebook contrató a una firma de relaciones públicas para difamar al multimillonario George Soros, tirando de una narrativa antisemita y de mecanismos de "desinformación" similares a los que los verificadores de datos contratados por la empresa intentan combatir.

Mientras algunos periodistas dicen que la relación con Facebook es positiva, otros muestran resentimiento por las revelaciones recientes sobre la red social. "No se toman nada en serio. Están más interesados en verse bien y pasar la pelota. Claramente no les importa", lamentó Binkowski.

"¿Por qué deberíamos confiar en Facebook cuando está empujando los mismos rumores de que sus propios verificadores de datos están llamando noticias falsas?", se cuestionó un periodista anónimo, que recomendó dar por terminados los contratos con la compañía. "Trabajar con Facebook nos hace ver mal", agregó.

Desde 2016, a raíz de la invasión de "fake news" y propaganda en la campaña electoral estadounidense de 2016, Facebook empezó a colaborar con verificadores de datos. Unas 40 empresas trabajan con Facebook en este programa, entre las que destacan Associated Press, Weekly Standard, Politifact y Snopes, que ha perdido a varios periodistas por estas razones.

Facebook se defendió de las acusaciones y dijo que la mayoría de las noticias falsas que llegan a sus colaboradores son elegidas por aprendizaje automático, y aseguró que no pide a sus socios que prioricen la verificación de datos relacionados con sus anunciantes, como también criticaron algunos periodistas consultados por The Guardian.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad