Uno de cada cuatro usuarios está cabreado con el precio de la electricidad

stop

Casi el 26% de los hogares españoles está disconforme con las compañía eléctricas, sobre todo por el precio de las facturas. Las telecos se llevan las mayores críticas por las deficiencias en el servicio

La factura de la luz ha vuelto a subir por tercer mes consecutivo

Barcelona, 15 de mayo de 2016 (13:22 CET)

Crece el porcentaje de usuarios fastidiados con las compañías eléctricas: el 25,9% dice que esta poco o nada satisfecho con su servicio de electricidad, cuando hace seis meses este índice era del 24,6%, según Competencia. Con el gas, los usuarios están un poco más conformes: el 14,5% dice que no está cómodo con el servicio ofrecido.

Las compañías de telecomunicaciones quedan un poco mejor paradas. Los indignados con sus servicios llegan al 18,4% en los usuarios de banda ancha, el 17,8% de los de televisión de pago, y del 14,3% en los de telefonía fija.

Por qué tanto enojo

Entre las razones para protestar, el precio es el principal motivo. En el caso de los usuarios de las eléctricas, el 92% se queja que el servicio es muy caro, seguido de cerca por los consumidores de gas natural (87,4%) y más atrás, por los de telefonía fija (76,1%).

El segundo motivo es la poca claridad en la información de las facturas, donde más de la mitad de los usuarios (55,3%) de las eléctricas no las comprenden, no muy lejos de lo que opinan sobre los recibos del gas (46%). Sin embargo, los clientes no tienen tantas quejas sobre el servicio: cerca de ocho de cada diez dice estar conforme con él.

Pero en este punto hacen agua las compañía de telecomunicaciones. La mala calidad de servicio –como cortes o caídas en la velocidad– es lo que fastidia al 51,2% de los usuarios de banda ancha, al 44,5% de los de internet móvil y al 30,1% de la televisión de pago.

Pocas reclamaciones efectivas

Estos números pertenecen al Panel de Hogares de la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia, que realiza una encuesta de satisfacción cada seis meses. Allí se evidencia que más allá del malestar, el español no es de presentar demasiadas quejas ante los servicios de atención al cliente.

Las mayores reclamaciones recaen en los servicios de telecomunicaciones, que recibieron quejas de poco más del 15% de sus usuarios. En tanto, sólo el 7,7% de los clientes de las eléctricas y el 6% de las compañías de gas llamaron para expresar su descontento con el precio o el servicio.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad