La normalización del tráfico aéreo aviva la industria aeronáutica que superará los 2.000 millones

El sector aplaza hasta 2024 la recuperación de los niveles prepandemia en términos de facturación

Imagen de un avión en un aeropuerto a punto de despegar./ Pixabay

La industria aeronáutica andaluza cerrará 2022 con cifras más positivas que el año precedente. La plena recuperación del transporte aéreo y el alza de los contratos militares han sido determinantes para el importante incremento de la carga de trabajo detectada por las empresas andaluzas. “De momento es aventurado dar porcentajes”, reconocen desde el clúster Andalucía Aerospace.

Lo que si es cierto es que la facturación agregada del sector experimentará la primera subida desde la pandemia abandonando así el 3,3 % de decrecimiento registrado en 2021. “La impresión es que se ha iniciado ya una recuperación sostenida y, por tanto, los datos serán mejores que el ejercicio anterior”, adelantó su director Gerente, Juan Román Gallego.

Como resultado la facturación del sector rebasará holgadamente los 2.000 millones de euros. Hay que recordar que la región es, a nivel cuantitativo, el segundo actor más relevante por su contribución a nivel nacional.  

La facturación agregada de las empresas aeronáuticas superarán con desahogo los 2.000 millones de euros 

Las dos principales causas de este nuevo despegue son el relanzamiento de la producción de aviones, en especial del Airbus 320, y el cambio de papel del segmento militar que “ha mantenido los planes de trabajo previos”. Como consecuencia directa, “se ha garantizado la carga de trabajo a nuestras empresas de defensa”.   

Imagen de un avión en el cielo./ Pixabay

Una tercera vía comprende los esfuerzos de la industria regional por diversificar e internacionalizar. En este sentido, las compañías andaluzas están abordando con determinación nuevos nichos de mercado como los UAVs (naves no tripuladas donde se incluyen los aerotaxis), los drones o el New Space (desarrollo y fabricación de satélites).  

Román Gallego admite que el ejercicio podría haber sido mejor de no haber interferido el conflicto de Ucrania, el incremento de las materias primas, los problemas logísticos y, sobre todo, “una elevada inflación”.  

El sector mira 2023 con gran optimismo. La normalización del tráfico aéreo se ha contagiado de forma inmediata a la industria aeroespacial. Y, en lo que respecta a la defensa, “los gobiernos están coincidiendo en la necesidad de incrementar los presupuestos para alinearlos con las nuevas necesidades de seguridad nacional”.

El responsable del clúster tampoco olvida los desafíos industriales que entraña la aviación ‘verde’ y el camino para reducir las emisiones. “Eso”, justifica, “va a conllevar importantes inversiones para lograr el objetivo de emisiones cero”. Pese a estas perspectivas halagüeñas, las empresas del clúster descartan que en 2023 se vuelvan a los niveles prepandemia, sobre todo, porque el impacto sobre la industria ha sido muy severo. Su responsable considera que “será una recuperación progresiva pero constante”. De hecho, tampoco se alcanzarán los 2.800 millones que el sector facturó en 2019.  

El proyecto industrial más atractivo sería la ejecución completa del Plan Estratégico Aeroespacial andaluza 2020-27. La batería de medidas resulta muy ambiciosa aunque el problema, como sucede siempre, es la dotación presupuestaria. “Es necesario poner en marcha proyectos como la fábrica 4.0, la digitalización de pymes, el desarrollo de tecnologías UAS-RPAS y UAM o el proyecto de satélite andaluz».

“Es necesario poner en marcha proyectos como la fábrica 4.0, la digitalización de pymes, el desarrollo de tecnologías UAS-RPAS y UAM o el proyecto de satélite andaluz»

A nivel de infraestructuras confían en culminar proyectos como el CEUS en el Arenosillo que situará a Huelva como la sede del mayor centro de vuelos experimentales de grandes drones de Europa o el Centro de Fabricación Avanzada (CFA) en la provincia de Cádiz.  

Por su parte, el director del Centro Avanzado de Tecnologías Aeroespaciales (CATEC), Joaquín Rodríguez Grau, apuesta claramente por la innovación. “Es imprescindible para poder entrar en nuevos programas. Solo con innovación se puede ofertar con precios más competitivos, u ofertar nuevos productos con más valor añadido al incorporar más tecnología”.

En la actualidad, las áreas de mayor potencial son el denominado New Space y la Urban Air Mobility. Dentro de ésta última, prevé un enorme crecimiento. “En Andalucía, tenemos un gran posicionamiento en el área de drones o UAS, donde somos punteros tecnológicamente a nivel europeo”. 

Rodríguez Grau recuerda la ventaja con que juega la comunidad andaluza en la captación de fondos europeos con los que revitalizar el tejido productivo. Entre 2014 y 2023, se pusieron sobre la mesa 5.500 millones y en el marco de 2021-2027 esta partida alcanzará los 3.700 millones. “Con estos fondos, es posible cambiar la deriva de nuestra economía, fortalecer las empresas y situarlas en una fuerte posición a nivel europeo a través de grandes programas autonómicos de compra pública pre-comercial para impulsar al sector aeronáutico y crear miles de empleos” 

La Agencia Espacial en Andalucía 

Sevilla y Huelva pugnan como candidatas andaluzas para acoger la futura Agencia Espacial Española. Nada está nada decidido todavía. Sobre el papel, la capital hispalense parece tener más posibilidades, aunque ambas llegan con méritos suficientes, tal como expresó hace unos días el portavoz del Ejecutivo de Sánchez, Ramón Fernández-Pacheco.  

«Pensamos que Sevilla cuenta con muchas posibilidades si nos atenemos a las condiciones de la ciudad para ser la sede»

En el clúster, el apoyo se decanta más hacia la capital andaluza. “Sinceramente, pensamos que Sevilla cuenta con muchas posibilidades si nos atenemos a las condiciones de la ciudad para ser la sede y los requisitos que se han marcado desde el Gobierno central”. La ubicación definitiva, en alguna de los dos enclaves andaluces, podría ejercer un efecto tractor sobre el sector del espacio para “crecer tanto en inversiones y nuevas empresas como en el desarrollo de proyectos tecnológicos”.  

Empleo

El año 2021 cerró con un total de 12.161 trabajadores vinculados directamente al sector aeroespacial. Las empresas han realizado un esfuerzo importante de resiliencia ante las complejas circunstancias por las que están atravesando. Por este motivo, el horizonte es prometedor. “La creación de nuevo empleo será moderada pero irá en línea con el incremento de la actividad”, añade el directivo.