A Goldman Sachs se le atraganta el ladrillo comprado en Madrid

stop

PLUSVALÍAS QUE DEBERÁN ESPERAR

El grupo de inversión Goldman Sachs / EFE

desde Madrid, 09 de septiembre de 2015 (15:43 CET)

Al fondo estadounidense Goldman Sachs no le acaban de salir las cuentas con los casi 3.000 pisos protegidos en alquiler comprados en octubre de 2013, a través de la gestora española Azora, al ya extinto Instituto de la Vivienda de Madrid (Ivima).

Lo hizo con la intención de obtener, lo antes posible, plusvalías por los 201 millones de euros invertidos en la operación. Pero, de momento, deberán esperar.

Entre los dos meses operativos en 2013 y el ejercicio 2014 completo, las pérdidas de Encasa Cibeles –la empresa a la que fueron transferidos estos activos–, ha perdido casi 4 millones de euros y los ingresos por las rentas de los activos se elevaron en 2014 a 10,57 millones de euros, según las cuentas depositadas en el Registro Mercantil. Además de las iniciales 2.935 viviendas, Encasa Cibeles cuenta en su cartera de activos con 3.084 plazas de garaje, 1.865 trasteros y 45 locales comerciales.

Vender todos los inmuebles

El objetivo del fondo estadounidense es acabar vendiendo todos estos inmuebles en el menor tiempo posible. De momento, en 2014 dio de baja 31 viviendas, por cuya venta se apuntó 435.701 euros. Un precio irrisorio que da una media de 14.000 euros por vivienda.

De momento, los ingresos no dan para cubrir los gastos de explotación, que se elevaron en 2014 a casi 12 millones de euros. En su mayor parte derivados de los costes que acarrean el mantenimiento de los inmuebles, y también como consecuencia de los servicios profesionales.

Sin empleados

Encasa Cibeles no cuenta con ningún empleado, pero en 2014 afrontó un gasto de 3,3 millones de euros por el pago a los comerciales que se encargan de alquilar las viviendas.

Entre esos gastos de Encasa Cibeles figura también un mínimo anual de 350.000 euros que abona a Azora Capital –la empresa de Concha Osácar y Fernando Gumuzio– por la gestión de activos. Una cantidad que se ve incrementada de manera variable con los nuevos contratos de arrendamiento que se firman y con las ventas que se produzcan.

Impuestos e insolvencias

Los impuestos se llevan 2,6 millones de euros y la mitad, 1,3 millones, fueron apuntados el pasado ejercicio como variación neta de la provisión por insolvencia. Además, tuvo que reconocer 42.114 euros por pérdidas de créditos incobrables.

Goldman Sachs figura como principal accionista de Encasa Cibeles a través de ELQ Investments VIII, titular de más de 208 millones de participaciones, representativas del 97,95% de su capital. El resto del accionariado lo forman Colón Viviendas, una sociedad ligada a Azora, que ostenta el 1,77%, y la propia gestora, titular del 0,28%.

Deudas

Respecto a deudas con entidades de crédito, Encasa Cibeles reconocía, a 31 de diciembre de 2014, casi 20 millones de euros, correspondientes principalmente a préstamos hipotecarios para la financiación concedida en su momento al Ivima para llevar a cabo las promociones residenciales.

Adicionalmente, en 2014, la sociedad del fondo Goldman Sachs contrató una póliza de crédito, con un límite de 6 millones de euros y con vencimiento en 2016, de los que se habían dispuesto casi la mitad al finalizar el pasado ejercicio.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad