Abertis presenta la única oferta para quedarse con Cadí-Tabasa

stop

Puja a través de la sociedad Invicat sin concretar ninguna cifra por la gestión

Francisco Reynés, consejero delegado de Abertis

16 de octubre de 2012 (21:23 CET)

El Govern analizará los próximos días la oferta que ha abierto este lunes de Abertis para hacerse con los túneles de Vallvidrera y Cadí. El pliegue que ha presentado la compañía dirigida por Francisco Reynés no contiene una cifra económica, si bien el Govern contemplaba una operación de 430 millones de euros. La concesión durará 25 años.

Según han explicado a Europa Press fuentes de la conselleria de Economia i Coneixement, en los próximos días se reunirá una mesa de contratación que analizará en profundidad el documento presentado por Abertis para dar una respuesta, si bien es el único que apuesta por los activos.

Invicat

Reynés puja a través de la filial Infraestructuras Viarias de Catalunya (Invicat). En septiembre ya dejó claro que el interés por quedarse con los túneles que dan entrada a Sant Cugat del Vallés (Barcelona) y la Cerdanya (Girona) estaba condicionado a reunir la financiación necesaria.

Le queda conseguir un socio financiero y que el proyecto tenga los criterios de rentabilidad que exige el grupo. La Generalitat cede la explotación de ambas infraestructuras, pero mantiene su propiedad y el servicio continuará siendo público.

Descuento en el Cadí


Según los pliegos de condiciones, la sociedad que explotará el servicio lo hará a cambio de los peajes que paguen los usuarios. Además, fijan que el importe no podrá ser superior a los precios fijados por el Govern con carácter de máximos y los descuentos comerciales que la empresa quiera aplicar deberá comunicarles previamente a la administración.

Las tarifas se revisarán anualmente, como hasta ahora, y el Ejecutivo catalán aplicará un descuento del 10% en las vigentes del Túnel del Cadí.

La futura adjudicataria (si el concurso no queda desierto) deberá crear una sociedad anónima cuya denominación social incluirá concesionaria de la Generalitat de Catalunya. El Govern también prevé que el consejo de administración esté formado por tres miembros como mínimo y que la Generalitat designe a un representante permanente que tendrá voz pero no voto en las reuniones.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad