Florentino Pérez, presidente de ACS

ACS: el coronavirus golpea a Florentino Pérez a través de Abertis

stop

ACS, la constructora de Florentino Pérez, gana 201 millones, un 28,5% menos, por la caída del negocio de concesiones, sobre todo Abertis

Barcelona, 14 de mayo de 2020 (14:09 CET)

Cuando Florentino Pérez decidió competir con Atlantia por la compra de Abertis –que terminarían pactando y ejecutando conjuntamente–, no podía imaginarse que una pandemia mundial parase el tráfico de las autopistas. Pero el coronavirus ha trastocado a todas las empresas y aunque ACS no sufrió directamente todavía su golpe en marzo, le impactó directamente por vía indirecta, es decir, por sus participadas de concesiones, de las que la más importante es Abertis.

El grupo constructor de Florentino Pérez facturó 9.553 millones de euros en el primer trimestre de 2020, un 3,1% más que en los mismos meses de 2019. Pero su ebitda se redujo un 8,3%, hasta los 751 millones, y el beneficio neto cayó un 28,5%, hasta los 201 millones, 81 menos que entre enero y marzo de 2019, según comunicó este jueves a la CNMV.

ACS explicó el deterioro de su resultado por el impacto de la Covid-19 en sus concesiones, sobre todo Abertis: “Se ha visto sustancialmente afectada por las medidas de confinamiento y restricción de la movilidad decretadas en la mayoría de los países donde opera, provocando caídas drásticas en el tráfico medio diario desde el mes de marzo y afectando significativamente a sus resultados”, dice la constructora en un comunicado.

Abertis aportó 40 millones menos al beneficio de ACS en el primer trimestre por la caída del tráfico en las autopistas

En cifras, este impacto se traduce en una reducción de la contribución de Abertis al ebitda de ACS de 50,5 millones de euros y, a su beneficio neto, de 40,4 millones. Esa caída provocó un descenso del 26% de las ganancias del negocio de concesiones, hasta los 97 millones, mientras que el de construcción se mantuvo en 87 millones. ACS tiene el 30% de Abertis y también participa indirectamente a través de Hochtief, la filial alemana de ACS que tiene el 20% menos una acción de la concesionaria de autopistas catalana.

Otra de las participadas del grupo que dirige Marcelino Fernández Verdes es Clece. El parón de muchas empresas, colegios e instalaciones e infraestructuras no esenciales ha hecho que los servicios de limpieza que presta “se hayan paralizado o reducido significativamente”. En cambio, está prestando más servicios en hospitales y dependencias públicas, aunque el balance es negativo. Clece aportó 12,4 millones menos al ebitda y 10,3 menos al beneficio neto.

ACS dispara la deuda

Algo que llama la atención de las cuentas de ACS del primer trimestre es el gran incremento de la deuda, pues se trata de una empresa muy saneada en este aspecto. Pasó de menos de 1.000 millones a 2.374 millones de euros de deuda neta por los pagos asociados a la salida de Cimic de Oriente Medio. Pese a ello, se sitúa en una ratio baja de 0,8 veces el ebitda.


Si le ha interesado esta información, únase a nuestro canal de Telegram para recibir toda las novedades nacionales e internacionales que publicamos sobre el coronavirus: https://t.me/economiadigital_es

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad