Aigües Ter Llobregat fractura el Govern

stop

BRONCA ENTRE MAS Y RECODER

Artur Mas y Lluís Recoder en una imagen de archivo / EFE- Toni Albir

31 de octubre de 2012 (21:29 CET)

Todas las encuestas publicadas sobre las elecciones del 25N dan por ganador por amplia mayoría a Artur Mas a tres semanas de los comicios. Pero en lugar de disfrutar de una precampaña plácida, en la que puede mejorar la mayoría actual en el Parlament de Catalunya, el Govern de CiU capea estos días la mayor crisis interna de los últimos dos años. El culpable: la privatización de Aigües Ter Llobregat (ATLL).

Mas frenó a finales de la semana pasada la adjudicación de la gestora del agua tras las amenazas lanzadas por Agbar. La compañía presidida por Ángel Simón y participada por La Caixa denunció que la oferta de su competidor, Acciona, planteaba una bajada de precios temeraria e irreal y aseguró que impugnaría el concurso y judicializaría la concesión para que no se modificara ni una coma si, finalmente, ATLL quedaba en manos del grupo encabezado por José Manuel Entrecanales.

La decisión del President ha caído como un jarro de agua fría en la conselleria de Territori i Sostenibilitat y ya ha sido contestada por Lluís Recoder: se ha declarado “en rebeldía”, según informan a Economía Digital fuentes de CiU.

Segunda valoración parada

Recoder quiere adjudicar cuanto antes mejor y, por el momento, ya ha ganado una batalla. Ha conseguido paralizar el informe externo que Mas y sus colaboradores de presidencia quieren solicitar para valorar de nuevo las ofertas de Acciona y Agbar y saber si todos los compromisos que asumen son reales. Especialmente los dos más sensibles: el precio del metro cúbico de agua y el mantenimiento de los puestos de trabajo.

El ex alcalde de Sant Cugat del Vallès (Barcelona) se ha tomado como un desaire personal el segundo informe, que también reclamó Agbar. Iniciar un nuevo estudio significaría poner en duda el trabajo realizado por los técnicos de su departamento y la mesa de contratación, explican los otros interlocutores. Además de dar alas a las especulaciones de que ha formulado un concurso a medida de Acciona.

Sucesión de Mas

El desencuentro entre Mas y Recoder se hizo público en el consejo nacional conjunto que dio luz verde al programa electoral de CiU, cuando se enzarzaron en una discusión en la que el conseller reclamaba adjudicar ATLL a Acciona ese mismo día. Algunos políticos consultados por ED interpretan la rebeldía de Recoder en clave sucesoria.

Explican que Recoder busca tender puentes con los representantes del capital económico de Madrid --además de Acciona, Entrecanales preside el Instituto de la Empresa Familiar-- para convertirse en el relevo de Mas si el camino independentista iniciado por el President queda encallado y le obliga a abandonar su carrera política.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad